Tendencias en Comunicación Interna
Las 3 principales Tendencias en Comunicación Interna [VIDEO]

01/10/2016 Alejandro Formanchuk

Todo cambia, y la Comunicación Interna también. Por eso quiero compartir con vos las 3 principales Tendencias en Comunicación Interna: Antimomopolio, Cocreación y Facilitación de Diálogos.

 

 

Tendencias en Comunicación Interna: FACILITACIÓN DE DIÁLOGOS

 

 

La comunicación externa cambió muchísimo: cada vez es más abierta, descentralizada, las personas están empoderadas como nunca y de a poco van muriendo más y más intermediarios.

 

La forma de hacer Comunicación Interna también es impactada por los cambios sociales y tecnológicos, y desde luego tiene que adaptarse para seguir siendo efectiva.

 

Creo que el comunicador interno tiene que convertirse en un “facilitador de diálogos de la organización” en vez de seguir siendo solamente un “emisor multimedia multitasking”.

 

De hecho con muchos de nuestros clientes ya estamos trabajando para adaptarnos a esta Tendencias en Comunicación Interna. Por lo pronto avanzamos en redefinir el ADN de las Áreas de Comunicación Interna para que dejen de ser “combustible mediático” y se transformen en “lubricante dialógico”. 

 

Esto implican que además de Planes de Medios, las áreas de Comunicación Interna tendán que comenzar a gestionar Redes de Diálogos. Para ser efectivas, ya no podrán dedicarse únicamente a producir, difundir y hacer circular contenidos, sino que tendrán que detectar, “curar”, enriquecer, destacar y potenciar las conversaciones significativas que ya existen entre los miembros de la empresa y que conforman, desde mi punto de vista, el alma mater de la comunicación interna.

 


Tendencias en Comunicación Interna: ANTIMONOPOLIO Y COCREACIÓN

 

 

Las áreas de Comunicación Interna van a perder cada vez más el monopolio sobre la gestión de los medios. Se está acabando la gobernabilidad absoluta que gozaron hasta ahora sobre la elaboración, difusión y permanencia de mensajes que circulan dentro de una organización.

 

Hace pocos meses trabajamos con un cliente en la Argentina que estaba preocupado por esta situación: los principal canales de comunicación interna que utilizaban los empleados para enterarse de las novedades no habían sido creados por la compañía y por lo tanto no tenían manera de intervenir en ellos. ¿Adivinás cuáles eran? Sí, un grupo de Whastapp y otro en Facebook.

 

Básicamente la gente entraba más a estos dos espacios informales que a la Red Social Interna que había desarrollado la empresa. Un empleado, a costo cero, había creado dos espacios de comunicación interna que tenían más llegada, impacto y participación que la Red Social Interna que le había costado a la empresa muchos miles de dólares.

 

¿Qué hacer frente a esta Tendencia en Comunicación Interna ? En principio lo que le recomendamos a nuestros clientes es que dejen de ver como un “problema” a la comunicación informal y la consideren como un campo de energía lleno de diálogos naturales que hay que saber escuchar y capitalizar.

 

Es difícil, lo sé, porque la comunicación informal suele asociarse con rumor, y el rumor con lo negativo, lo caótico y lo destructivo. Sin embargo, hoy es imposible luchar contra los “medios informales” que surgen, es imposible impedirle a un empleado que arme un grupo de Whastapp con sus compañeros.

 

El desafío del Área de Comunicación Interna tendrá que ser el de aprovechar esas  conversaciones que se generan y circulan por fuera de la red formal y buscar cómo sumarse a ellas, hacer una curaduría de contenidos inteligente que visibilice los mensajes más valiosos y colocar las personas en el centro de atención.

 

De hecho, a nivel externo, las marcas ya aprendieron a convivir con personas que pueden tener más poder de fuego que ellas: más followers, visitas, likes, suscriptores, RTs o Pints. Las “me-spheres” que conforman los “hubs” tienen la fuerza de la construcción orgánica y natural, y dejan cada vez más en evidencia el artificio de las empresas que pretenden mostrar como “personas” que quieren “hablar con vos” y ser “tus amigas”. 

 

Vamos hacia una redistribución del poder de la comunicación interna. Poder de quién pueden instalar tema, fijar agenda, emitir mensajes, hacerlos circular y perdurar. Y esto, lejos de ser una amenaza, la veo como una oportunidad para lograr que la organización se apropie de la Comunicación Interna y todos sus miembros colaboren para alimentarla, sanarla y potenciarla.

 

Siempre pensé que lo mejor que le puede pasar a la Comunicación Interna es “sacarla” del área de Comunicación Interna y lograr que haya una apropiación significativa por parte de toda la empresa. De este modo los comunicadores internos conservaremos la planificación y haremos una redistribución de la gestión, lo cual nos va a permitir ser más ágiles y efectivos.

 


 

EBOOK comunicación