12 razones por las cuales la crisis NO es una oportunidad

12 razones por las cuales la crisis NO es una oportunidad

formanchuk-12-de-mayo

 

“La crisis es una oportunidad”. ¿Escuchaste alguna vez esta afirmación? Yo sí, por lo menos 500 veces. La última vez fue hace un par de semanas, durante un seminario en Buenos Aires.

No aguanté la curiosidad y le pregunté al expositor por qué sostenía con tanta convicción esta idea y su respuesta fue: “porque el ideograma que los chinos usan para nombrar ‘crisis’  se construye por yuxtaposición de los correspondientes a ‘peligro’ y ‘oportunidad’”. Acto seguido me mostró con orgullo el famoso ideograma aplicado a todo tamaño sobre una filmina de Power Point.

Fue una maravillosa explicación tautológica. Peligrosa también. Los clisés bloquean el pensamiento porque se repiten ad nauseam y se convierten en verdades incuestionables, en sedimento mental difícil de remover.
Quiero “deshacer” esta “frase hecha” o al menos deshilacharla un poco enumerando algunas razones por las cuales considero que las crisis no son sinónimo de oportunidad:


1. Por puro sentido común

La crisis es crisis y la oportunidad es oportunidad. No son términos intercambiables. Una persona que busca una “oportunidad laboral” jamás diría: ¿Me das una “crisis laboral” para trabajar en tu empresa?


2. Porque genera emociones negativas

Las crisis traen más dolor que felicidad. No tengo datos estadísticos pero creo que cuando las cosas se ponen feas es mayor el porcentaje de personas que se angustian, se deprimen o se asustan que de las que se ponen contentas y entusiastas. Las emociones negativas no son el mejor combustible para echar a andar el motor de la creatividad o la inspiración.


3. Porque obliga a reaccionar sin pensar

Es natural que una persona que esta en peligro haga algo para intentar salvarse. Pero es muy probable que esa acción que emprenda sea ineficaz porque tuvo que decidirla bajo presión y en poco tiempo. La crisis es el caldo de cultivo de las reacciones y, si bien pueden ser “salvadoras”, nunca van a ser mejores que las ideas que se planifican con tiempo, recursos suficientes y tranquilidad.


4. Porque obliga a aprender demasiado rápido

Muchas veces se sostiene que la crisis es positiva porque obliga a las personas a salir de la modorra, reinventarse y aprender cosas nuevas. Sin embargo yo no encuentro nada positivo a que un naufragio me brinde la “oportunidad” de aprender a nadar en 5 minutos. Prefiero tomar clases dos veces por semana en la piscina de un club y comenzar en la parte bajita.


5. Porque no potencia la creatividad

Si fuera cierto, las creaciones más geniales de los últimos años tendrían que haber surgido de países quebrados. Por ejemplo, en la Argentina sufrimos un gran golpe en 2001 y sin embargo ese año ningún compatriota realizó un descubrimiento significativo en ingeniería genética, tecnologías de la información, energía renovable, ni a nadie se le ocurrió crear Facebook o Twitter, ni se presentaron teorías novedosas en campos referidos a la política, la sociología, la psicología y demás. Es cierto que surgieron ideas originales como los “clubes del trueque” por ejemplo, pero fueron estrategias de supervivencia más que proyectos a largo plazo.


6.Porque crea falsos emprendedores

Una cosa es abrir un negocio por decisión y otra es hacerlo por desesperación. Una crisis genera falsos emprendedores: personas que tienen que crear un negocio propio para tener alguna fuente de ingreso. Por lo general suelen ser de corto aliento y desaparecen cuando el individuo puede reinsertarse en el mercado laboral.


7. Porque impulsa el conservadurismo y retrae el consumo

Los contextos negativos hacen que la gente piense tres veces antes de abrir un negocio, cambiar el auto, invertir en educación, tener un hijo, hacer un viaje, prestar dinero o invertir. La crisis retrae el consumo, la producción y por ende las oportunidades. Y aunque siempre habrá alguno que encuentre la forma de hacerse millonario en medio de las ruinas, a nivel global todos nos empobrecemos.


8.Porque para ganar, otro tiene que perder

Las oportunidades son siempre a expensas de otro. Por ejemplo, una crisis puede ser una oportunidad para las agencias que se especializan en publicidad digital porque muchos anunciantes ya no pueden invertir fortunas en filmar spots y pautar en televisión. Estas agencias ganan dinero porque lo pierden las tradicionales. A nivel doméstico, una persona puede encontrar la ocasión ideal para comprarse un departamento a bajo precio solamente porque otro necesita venderlo rápido para conseguir dinero. Los momentos de estabilidad económica son mil veces mejores porque brindan oportunidades genuinas y el crecimiento de un sector no depende del derrumbe del otro. Hay suficiente para todos, se multiplica la riqueza, se agranda la “torta”.


9. Porque puede sacar lo peor del ser humano

La crisis muchas veces pulveriza la inteligencia de una sociedad y la lleva a buscar chivos expiatorios, “cazar brujas”, encantarse por líderes negativos, adoptar pensamientos maniqueos o comprar soluciones mágicas y rápidas. La historia está llena de ejemplos.


10. Porque genera cambios falsos

Es cierto que una crisis provoca que las personas, empresas o países cambien sus actitudes o comportamientos. Pero por lo general son cambios falsos porque nacen de la desesperación y no de una elección libre. Por eso cuando la crisis termina suele reestablecerse la situación anterior y todo vuelve a foja cero. Yo lo comparo con una persona que luego de recuperarse de un infarto promete que va a comenzar a hacer ejercicio todas las mañanas, a comer alimentos saludables, a trabajar menos horas. ¿Qué sucede después? Apenas mejora vuelve a comer hamburguesas con papas fritas tirado en un sillón y con una cerveza.


11. Porque genera un orgullo incomprensible

Viajo mucho por América latina, casi la mitad del año estoy fuera de Buenos Aires, y en todos los países me encuentro con gente que está orgullosa de la “creatividad de su pueblo” y de que “siempre se las arreglan para sortear todos los problemas”. Yo me pregunto: si la crisis nos hace ser tan inteligentes, ¿por qué no somos capaces de solucionar los problemas de fondo? Sinceramente yo no quiero que los argentinos, chilenos o colombianos seamos tan creativos. Prefiero que seamos bien “lentos y bobos” como la gente de esos pobres pueblos de Suiza, Noruega o Finlandia que tienen que sufrir los males de la estabilidad, el pensamiento a largo plazo y la certeza.


12. Porque se la convierte en una solución

Mi papá es polaco y mi mamá hija de italianos y franceses. Recuerdo que cuando era chico mis abuelos filosofaban acerca de la Argentina y me explicaban que mi país no era una “potencia mundial” porque, paradójicamente, lo teníamos todo: mar, tierra, ganado, minerales, petróleo, buena educación, etc. Aún hoy escucho a muchos compatriotas decir que nuestro problema es que “nunca pasamos hambre ni nos tiraron una bomba atómica”. Estos razonamientos le atribuyen a la crisis un carácter redentor y, quienes lo sostienen, suelen poner el ejemplo de Japón o la Europa de postguerra. Yo siempre desconfié de esas “explicaciones”, aún de chico. ¿Esos países son prósperos gracias a la crisis o a pesar de ella? Porque EEUU lo tiene todo, como la Argentina, y es potencia, y por otra parte existen otros que tuvieron la “fortuna” de tener muchísimas crisis y siguen siendo pobres.


Ideas finales llenas de oportunidades


Muchas tonterías nacen de buenas intenciones. Aquellos que repiten que la crisis es una oportunidad lo hacen porque son buenas personas y quieren que la gente no se paralice ni se sienta víctima de las circunstancias. Pero lamentablemente caen, sin darse cuenta, en la misma trampa que intentan sortear: el determinismo. Porque según su punto de vista el ser humano depende de tener el agua al cuello para querer aprender a nadar.

Propongo una alternativa constructiva: considerar que la crisis no es una oportunidad sino que uno mismo lo es. Que encontrar y generar oportunidades depende de nosotros y que no necesitamos de crisis para despertar de modorras o sinapsis quebradas. En una palabra: volver a confiar en nuestra capacidad de acción y celebrar la estabilidad, porque cuando las cosas marchan bien se amplía el campo fértil donde sembrar y cosechar un buen futuro.


EBOOK comunicación

Suscribirse al blog

Suscribite a este blog y no te pierdas nada. Nuestros nuevos posts te van a llegar siempre a tu correo.

Únete a otros 2.286 suscriptores

180 comentarios

  • ALejandra 07/12/2009 en 11:43 pm

    EXCELENTE. APLAUSOS. De mi parte nada que acotar. Muy inteligente.

  • Facundo Farias 08/12/2009 en 11:48 am

    Me parece excelente esto de desilachar frases hechas, y repreguntarnos su significado, nos lleva inevitablemente a mejores concepciones y a no decir tonterías heredadas, por eso me parece genial el post.
    Pero igualmente yo cabiaría una cosa, creo que el problema está en la persona que explico esta frase. Ésta dijo que la crisis SIGNIFICA oportunidad, esto no tiene mucho sustento. Lo que yo creo como lo explica claramente el ideograma, es que en toda crisis existe una oportunidad. El ideograma dice Crisis, contiene oportunidad y peligro. Cuando éstas suceden, todo se reacomoda, las reglas cambian y panorama también. Allí puede residir un cambio y una oportunidad, para aquel que no se nublo, con una depresión, con el mal humor,etc., como muy bien marcás en el post. Al igual que muchos detalles más que son verdaderamentes ciertos, pero insisto que tu contraposición a la frase tal vez se de, porque la explicación fue crisis = oportunidad, cosa que tampoco comparto, sí que en toda crisis existe una oportunidad solo hay que tener el temple, la capacidad y la voluntad de encontrarla. Es solo otro pensamiento, pero lo quería plasmar para darle otra mirada a este excelente post.
    Saludos…
    Facundo

  • Rubén 08/12/2009 en 4:16 pm

    Alejandro: Es así nomás, Maestro. En primer lugar diría que los chinos tienen conceptos culturales distintos a los que hemos crecido con los valores culturales de Occidente. Y por otro lado hay que ver cuando se aplica la palabra tal como se deduce de tu texto. Una expresión qeme causa cierta sonrisa es “crisis de crecimiento”. O sea: cuando eramos chicos y armabamos casas, autos y munequitos con los Lego, estábamos en una crisis de cecimiento? Trabajé en la industria aérea, donde estuve vinculado a las comunicaciones de crisis. Pero ahí una crisis es realmente resolver una contingencia, y a eso le llaman una oportunidad? Esto da para mucho más, pero voy a evitar la cháchara. Chau. Suerte y felicidades.

  • Juan Martínez de Salinas 08/12/2009 en 4:45 pm

    Hola Alejandro,

    He descubierto este blog gracias a twitter y quería felicitarte por este magnifico post.

    La crisis trae más cosas malas que buenas. La necesidad hace a las personas tomar decisiones para sobrevivir o intentarlo. Es mejor buscar oportunidades estando tranquilo que desesperado porque no tenemos dinero para llegar a final de mes.

    Creo que tratas con un realismo genial el porque la crisis no es una oportunidad en si misma.

    Saludos,

    Juan Martínez de Salinas

  • jose luis del campo 08/12/2009 en 6:03 pm

    Excelente artículo y muchisima razón.

    Un saludo

  • Carlos Cifuentes 08/12/2009 en 8:37 pm

    Hola Alejandro,

    Cómo me recuerdas cuando era un poco mas joven.
    Primero, rompedor;iconoclasta, moderado y respetuoso.
    Segundo, apabullante ( o no lo es respaldar una aseveración con 12 !!! razonamientos? ).
    Te atreves con “Quien bien te quiere te hará llorar” ” No hay dos sin tres” y/o “Piensa mal y acertarás”?

    Un cordial saludo

    Carlos

  • Diana Levinton 08/12/2009 en 10:06 pm

    Al fin alguien que tiene el coraje de decir que el rey está desnudo. Nada más fácil (y seguro) que repetir lo que dice el gurú de turno. Me alegra y conforta el ver que hay alguien más en el club de los que nos atrevemos a pensar por cuenta propia.
    Diana Levinton

  • Luz 08/12/2009 en 10:08 pm

    TOTALMENTE DE ACUERDO!!, creo que nunca no lo hubiese explicado mejor. Otro aplauso sin lugar a dudas!

  • Luz 08/12/2009 en 10:12 pm

    El no estaba de mas!!
    TOTALMENTE DE ACUERDO!!, creo que nunca lo hubiese explicado mejor. Otro aplauso sin lugar a dudas!

  • Beatriz 08/12/2009 en 11:18 pm

    EX-CE-LEN-TE !!! Totalmente de acuerdo!

  • Danilo 08/12/2009 en 11:35 pm

    Magistral Ale! Muy buena reflexión! Solo quiero acotar en favor de los Chinos que para ellos el universo es un equilibrio permanente. Todo Yin tiene un Yan, toda crisis tiene parte de estabilidad y toda estabilidad tiene su cuota de crisis. Su concepción de la vida es circular no lineal. El problema creo yo es que muchos consultores toman conceptos orientales y simplemente los aplican en occidente o peor aún, los sacan de la filosofía, de la religión y los aplican en las empresas! ¡Creo que tu conclusión bien podría tener los aplausos de los mismos chinos!

  • Daniel 09/12/2009 en 7:51 am

    Me parece muy inteligente tu razonamiento. Es cierto que las “frases hechas” parece que se cumplen, pero en muchos casos son argumentos defensivos.

  • Mónica 09/12/2009 en 9:52 am

    La primera frase del post, llegada a mi mail a través de Linkedin, me sorprendió tanto como para acudir a leer la nota completa.
    Si bien soy una de las tantas personas que adhiere, en parte, al ideograma chino; el desafío me parece por demás de inteligente.
    Considero que las crisis potencian la creatividad, del mismo modo que pienso que, no siempre que uno gana otro debe perder.
    Disentir en algunos de los puntos, no empaña la brillantez del post.
    Animarse a desafiar un postulado con ribetes de “Mandamiento Divino” me parece una genialidad!
    Saludos

  • Carolina San Miguel 09/12/2009 en 10:14 am

    Hola, uff después de lo leido, ¿que quieres que te diga? evidentemente creo que no puede afirmarse rotundamente que la crisis es igual a oportunidad, porque no lo es, pero sí que pienso que de las crisis surgen nuevas oportunidades, o por lo menos quiero pensarlo y trabajaré por ello, porque sino como persona que ha trabajado en una empresa que a raiz de la crisis ha cerrado, me hundiría y estaría lamentandome todos los días, en cambio prefiero pensar que si ha pasado esto es por algo y que ese algo es para bien.

    Un saludo

    Carolina
    http://carolinasmm.wordpress.com/

  • Mariano 09/12/2009 en 11:09 am

    Excelentes reflexiones ! Comparto ampliamente, tanto sobre el tema específico, como sobre la iconización de lugares comunes.

  • Ricardo P. 09/12/2009 en 11:56 am

    Estimado Alejandro:

    ¡Estupendo artículo!

    De verdad.

    Me hizo pensar y reír.

    Es excelente.

    Se lo he enviado a varios amigos y colegas, y lo voy a usar en algunos de los seminarios que doy. Siempre, manteniéndolo tal como me lo enviaste. Sin quitar ninguno de tus datos de contacto.

  • Pablo García 09/12/2009 en 12:05 pm

    No estoy de acuerdo, la crisis genera un cambio rotundo obligado y decir que se puede tomar como una oportunidad no quiere decir que sean términos interncambiables.

  • Cesar 09/12/2009 en 12:09 pm

    ¡¡¡HOLA MI JOVEN Y SABIO AMIGO!!!

    He leido con interés tu texto y, tal como señalé en mi saludo, eres un joven sabio. Te doy absolútamente toda la razón y quiero que conste que soy de los que señalan que la crisis encierra un sinfin de oportunidades, no tanto porque despierte la creatividad o nos haga mejores ante la presión de la crisis (tal cómo tú señalas), sino porque una crisis viene a romper, en muchos casos, el modelo en el que te has desenvuelto, por lo que al existir un nuevo modelo, es indispensable que enfrentes desde otro enfoque lo que hasta hoy te era “normal”, y ese nuevo enfoque es el que te puede brindar la oportunidad de encontrar nuevas alternativas.

    Pero de ninguna manera quiero que esto se vuelva una batalla de “puntos de vista”, ya que reconozco y doy a tu escrito el valor der una mirada objetiva y crítica y me encanta lo que en él señalas, así es que, considerando tu autorización, ya estoy poniendo tu texto como parte central de Ideas y Pensamientos de esta semana.

    No cabe duda que cuando yo sea grande aspiro a ser como vos (y mira que dije “vos” y no “tú”).

    Mi querido Alejandro, mis respetos para tu pensamiento y para esa mente febril de la que emana tanta sabiduria.

    Un abrazo

    César

  • Marcela 09/12/2009 en 12:21 pm

    En realidad, te diría que la crisis no es igual para todos. En nuestro paìs, las oportunidades se dieron en algunos casos, la crisis no disminuyó nuestras ventas, la revista, entre las especializadas en minería está ahí, entre las primeras. Entonces, si hablamos de crisis, aquí no la vimos. Pero estamos ahí para compartir ideas y opiniones.

  • Jesus 09/12/2009 en 12:23 pm

    Hola Alejandro, he leido tu artículo y la verdad que te pillo en un momento bajo….. porque decir que una crisis no es una oportunidad es ir contra el stablisment… no obstante lo arreglaste confiando en las personas en tus ideas finales.

  • Gloria 09/12/2009 en 12:30 pm

    Gracias, yo también he escuchado hablar mucho sobre ese tema últimamente, no creo que sea malo tener buenas intenciones pero también creo que es en la crisis o en las situaciones difíciles donde las personas pueden demostrar lo que son capaces de hacer, tenemos que hacer algo para que las cosas vuelvan a estar bien, o mejor dicho, para que las cosas sean mejor de lo que eran antes de la crisis, no podemos sumirnos en la desesperación o en la modorra.

    Creo sí que la crisis puede generar grandes cambios y replantear tu vida, pues se aprende de ella. Te lo digo por experiencia, yo considero que estoy mucho mejor luego de una crisis personal. Yo no quiero que mi gente sea lenta y boba como esos pueblos de Suiza, me gusta su creatividad, pero falta como tu dices mayor capacidad de acción, mayor confianza en si misma, creo que hay una crisis, hablo de mi país, que hay una crisis de autoestima y es ahí donde debemos trabajar.

    Pasando a otro tema, al leer uno de tus artículos, sí que me movio el piso, quiero decir es hora de que escribamos más y nos cuestionemos más; en Perú, por ejemplo, la educación no es muy buena -generalmente en los colegios públicos y a donde la mayoría va- no hay incentivo por la lectura ni por la interpretación de textos, existen muchas iniciativas para mejorar esta situación, pero faltan. Por supuesto que hay una minoría privilegiada que tiene y ha tenido acceso a una buena educación, creo que esa minoría debería hacer algo por la mayoría, y así podremos tener mejores profesionales, escritores y sobre todo ciudadanos que no se dejen manipular.

    Me has inspirado Ale, bueno, como dicen los argentinos
    !Sos lo máximo ché!

    Hasta otra oportunidad

  • Juan Carlos A. 09/12/2009 en 12:37 pm

    Magnífico artículo, Alejandro…De cara a “europeizarlo” un poco sólo te sugiero que cambiemos la palabra “clisés” por clichés, que es como creo que se dice por estos lares…Pero lo dejo a tu elección. Un abrazo, y gracias por volver con artículos de este nivel, que dicho sea de paso, comparto al 100%…

    ¿Cuándo vienes por España?

    Juan

  • Jorge 09/12/2009 en 1:04 pm

    Debo decir que me causó gracia la respuesta de Carolina, que se aferra a “si ha pasado es por algo”, lo que es irónico porque es una variante de “no hay mal que por bien no venga” que es otro aspecto del mismo concepto de “crisis = oportunidad” e igualmente falaz.

    Mi hija de 4 años está preocupada por los ladrones, asi que para que se quede tranquila y pueda vivir su inocencia (y duerma en su cama!) le dije que aca no hay ladrones. Pero para los adultos esas píldoras de “sabiduría” son, francamente, un poco insultantes, porque son palmadas en la cabeza para que nos quedemos tranquilos y no enfrentemos la realidad. Infantilizan.

    Un tema que me gustaría ver debatido es la tendencia de las sociedades a infantilizar y estupidizar a la población mediante gemas culturales como las frases hechas o la preocupación con la farándula.

  • Miguel 09/12/2009 en 1:27 pm

    Muy buen artículo y reflexión Alejandro.
    Estoy también de acuerdo en lo expuesto por los colegas.

    Lo más importante creo es lo que ocurre después, durante o incluso antes de la crisis. Es decir, la crisis es una situación o combinación de circunstancias que en cierto contexto no son positivas o favorables para alguien, sin embargo hay que ver 3 momentos del tiempo :

    1) Antes. ¿Qué pudimos hacer para prepararnos cuándo se presente dicha situación ?. Ejemplos típicos, no endeudarse demás, contar con personal preparado, etc.

    2) Durante. ¿ Qué actitud tomo ante el evento ? ¿ Cómo la manejo ? ¿ Qué voy a hacer diferente o adicional para que no me afecte e incluso me beneficie ?

    3) Después. ¿ Qué aprendimos ? ¿ Qué pudimos hacer mejor o sustituir ? etc.

    En resumen, lo que comunmente se llama crisis debe ser un juicio compartido por varias personas en un contexto dado, y la oportunidad es lo que ocurre después de eso…es decir, me quedo en la crisis o salgo adelante buscando formas diferentes de conseguir mejores resultados.

    Saludos.

  • Mariano Silva 09/12/2009 en 1:42 pm

    Antes de leer tu artículo que me llego por LinkedIn, creo que la frase de “Crisis es igual a oportunidad” es incorrecta, y por lógica si partimos de algo falso no podemos llegar algo verdadero.

    Lo que deberia decirse realmente es que “Crisis es igual a creatividad”. Ya que es en las crisis donde aflora la inventiva para encontrar las salidas y soluciones. A veces se da la suerte que de las crisis surgen verdaderos cambios (no los cambios falsos que tu mencionas), grandes descubrimientos, inventos y estrategias nuevas para enfrentar a la crisis. Basta ver muchos ejemplos en la historia que no sólo son crisis económicas, sino que también otros fenómenos que dieron lugar a verdaderos cambios. Ejemplos: La crisis del Feudalismo y surgimiento de la burguesía, La Reforma surgida de la crisis de la Iglesia, Las Revoluciones Industriales surgidas a partir de crisis en el orden político y socioeconómico, la Abolición de la Esclavitud surgida de crisis y de la Guerra de Sececión, las crisis del petróleo y el cambio climático actuales que impulsan medidas ambientalistas, etc, etc…)

    La única crisis es no hacer nada para superar la crisis.

  • Gabriel 09/12/2009 en 1:51 pm

    ESTOY EN TOTAL DESACUERDO.

    Refuto punto por punto.

    Por puro sentido común

    que en nuestro diccionario no sean sinónimos, no quiere decir que el la vida real no lo sean. Uno busca una nueva oportunidad Laboral cuando quiere cambiar por algo mejor, porque en cierto sentido está en crisis en su actual trabajo.

    Porque genera emociones negativas

    Precisamente lo que se trata de comunicar con la frase hecha es que la mayoría reacciona con emociones negativas, POR ESO ES OPORTUNIDAD. Sin la crisis de las Hipotecas Sub Prime John Paulson no hubiera ganado 20.000 millones de dólares, el aprovechó la oportunidad cuando todos se centraron en la crisis.

    Porque obliga a reaccionar sin pensar

    Los que reaccionan sin pensar son los que ce centran en la crisis. Los que la ven como oportunidad, piensan primero y aprovechan las reacciones de los que no piensan.

    Porque obliga a aprender demasiado rápido

    GRACIAS A DIOS TUVE UNA CRISIS QUE ME AYUDO A APRENDER QUE PUEDO APRENDER CUALQUIER COSA. En mi caso particular tenia una empresa de movimientos de suelo y en sociedad con otra de pavimentos ganamos una licitación. Una semana antes de comenzar la obra el dueño de la otra empresa se enferma y no habia nadie que se hiciera cargo. En una semana tuve que aprender sobre pavimentos de hormigón para llevar adelante la obra.

    Porque no potencia la creatividad

    Por favor, ¿en serio vivís en Argentina? lee Pymes y la mayoría de las empresas que aparecen en la revista hablan de como se crearon o reconvirtieron en 2001 o 2002.

    Facebook y Twitler no son inventos Argentinos, ¿y qué?

    Durante la crisis hay que ingeniárselas para sobrevivir, y hay que aguzar la mente y ser creativo.

  • Administrador 09/12/2009 en 2:04 pm

    Estimado Alejandro:
    Me encantó tu reflexión, particularmente por lo que significa como revisión de conceptos adquiridos “porque sí” la mayoría de las veces, aunque el porque sí tenga que ver con demostraciones que quizás en alguna oportunidad o contexto nos hayan convencido – aunqeu sea limitadamente.
    Coincido contigo especialmente en el concepto que viertes en el último párrafo, acerca de que uno mismo ES la oportunidad. Totalmente, la oportunidad está en nosotros, en cómo seamos capaces de interactuar con el medio.
    Pero vuelvo un poco a lo anterior: si bien comparto contigo que una crisis es la mayor parte de las veces menos deseable que la estabilidad, voy a acotar: 1- Muchas veces las crisis no dependen de nosotros, y 2- En muchas ocasiones, las crisis son parte de una evolución.
    A mi criterio, la estabilidad nunca es permanente. Se producen cambios graduales, paulatinos, o eventualmente atravesamos períodos de estabilidad. Es muy factible que, mientras tanto, esté gestándose fuera de nuestra vista, una futura crisis.
    Desde el punto de vista evolutivo, las crisis no sólo son (existen) sino que favorecen el mejoramiento de los individuos que saben superarlas – claro, en desmedro de quienes no.
    Eso que mencionas acerca de que en una crisis quienes ganan lo hacen a expensas de quienes pierden (y que muy probablemente el saldo general es menor que cero) es real.
    Así que, suponiendo que las crisis son inevitables … debemos buscar nuestras oportunidades en ellas!
    Claro, así como debemos asumir que sí son evitables, y trabajar para evitarlas.
    Mis felicitaciones por una visión diferente, y la forma en que ayuda a pensar!
    Cordialmente,

    Rubén Drughieri
    Ruben.Drughieri@VentaDirecta.biz
    Venta Directa en Argentina

  • Gabriel 09/12/2009 en 2:06 pm

    Porque crea falsos emprendedores

    9 de cada 10 negocios nuevo fracasa antes del 1º año, Emprender un negocio no es garantía de éxito, de hecho los emprendedores más exitosos le sacan mas jugo a sus supuestos fracasos que a sus éxitos. Por experiencia propia las crisis despiertan a muchos emprendedores que de otra forma se hubieran quedado quietos y que haya empleados que se larguen por cuenta propia hasta el próximo empleo no quiere decir NADA.

    Porque impulsa el conservadurismo y retrae el consumo.

    EXACTAMENTE, HAY QUE SER EMPRENDEDOR, CREATIVO Y APRENDER RÁPIDO para canalizar el poco consumo hacia mi emprendimiento. Durante la crisis la gente encanuta la guita, por eso hay que se creativo para sobrevivir y prepararse para cuando pasa la crisis y se reactiva el consumo.

    Porque para ganar, otro tiene que perder.

    En la vida a veces se gana y a veces se pierde. En las crisis, hay que ser creativo para no ser uno el que pierda.

    Porque puede sacar lo peor del ser humano

    En todo caso acentúa lo peor de algunos seres humanos. Miserables, ladrones, asesinos, estafadores hay siempre, no aparecen debajo de las piedras en las crisis, siempre están. Prefiero centrarme en los pocos que sacan lo mejor del ser humano.

  • Gabriel 09/12/2009 en 2:18 pm

    Porque genera cambios falsos:

    Genera cambios, algunos circunstanciales por la crisis, otros en cambio más de fondo. Si estoy sin una moneda en el bolsillo dejo de comer en restaurantes, pero cuando me recupero vuelvo a ir, obvio, pero gracias a la crisis cambié el rumbo de mi negocio por un rubro que nunca se me hubiera ocurrido y gano mas que si me quedaba con el anterior.

    Porque genera un orgullo incomprensible

    El orgullo de ser Argentino, del lo atamo con alambre, siempre está, no aparece por la crisis, y estimo que en toda latinoamerica es similar. Si no estas conforme con como se vive en Baires, quedate en Suiza o Finlandia, que yo me quedo en Argentina.

    Porque se la convierte en una solución

    ¿¿¿¿???? No entiendo este párrafo.

    Entiendo tus conclusiones y las tildo de buenas intenciones.

    Precisamente el que está con un trabajo seguro, que pasa 5 horas viajando, soportando a un jefe inutil, cobrando su sueldo a fin de mes, ese delegó la responsabilidad de su vida para que otro decida que tiene que hacer y está cómodo en una situación que yo particularmente considero intolerable.

    Mientras una crisis no le peque una trompada en la cara que lo despabile, va a seguir en una situación horrenda pero que el considera cómoda.

    CRISIS = OPORTUNIDAD

    Precisamente porque no todos ven las Oportunidades en las Crisis

  • Jorge 09/12/2009 en 3:03 pm

    Quisiera recordarle a Garbiel cómo desaprovechamos la oportunidad de las exportaciones de granos. En pequeña escala puede haber victorias pero cuando queremos ampliar la escala los argentinos fracasamos de forma espectacular.

    Administrador dice que las crisis favorecen un mejoramiento de los individuos que saben superarlas y hace referencia a la teoría de la evolución. Es un error, los organismos no evolucionan mejorando sino adaptándose a cambios en su entorno. La nueva versión no es mejor ni peor que la anterior, sólo está adaptada a un entorno diferente.

    De todos modos la analogía se rompe dado que los organismos evolucionan durante millones de años mientras que las personas tenemos aproximadamente 40 años de vida productiva con una capacidad de aprendizaje en disminución.

    Eso implica que no podemos reinventarnos una y otra vez ante cada crisis, por lo que es más probable que una crisis resulte en un empeoramiento. Por ejemplo, si yo estudié arquitectura hace 30 años y se paraliza la construcción, difícilmente vuelva a la facultad a estudiar medicina para transformarme en un cirujano de éxito. Más probablemente me sume a la horda de taxistas sobrecalificados.

    Si eso es mejorar, es discutible. Ayer conocí a una arquitecta que largó todo para convertirse en titiritera. No tiene un mango, pero es feliz. Pero claro, fue un cambio planificado, no forzado por una crisis.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • hardbit 09/12/2009 en 4:28 pm

    Estoy de acuerdo con Gabriel, parece que este amigo vive en un mundo feliz.

    “Hay suficiente para todos, se multiplica la riqueza, se agranda la “torta””

    Esto donde lo viste? alguna película animada. Tampoco quiero decir que todos deben perder por el bien de unos pocos, pero es real que cuando alguien gana, otro pierde la oportunidad, así de fácil, las crisis si genera oportunidades, no para todos (obvio, por que es CRISIS).

    Ahora bien, Alejandro piensa que la crisis por si sola genera o no una oportunidad, lo cual es falso, países sin crisis o con crisis, no avanzan simplemente por que culturalmente no quieren avanzar, y yo lo digo (sin orgullo) de mi país México, aquí con o sin crisis, la mayoría de la gente no avanza ni lo intenta y se dedica a quejarse

  • himikel 09/12/2009 en 4:48 pm

    No estoy muy de acuerdo… 😉

    Me gusta el hecho de que cuestiones esa afirmación, ya que evidentemente no son sinónimos, pero a mi entender con la misma se intenta impulsar “una actitud positiva ante una situación negativa”.

    Lo que si veo bastante claro es que en tiempos de crisis se agudiza la creatividad, ya que rompe u obliga a romper viejos habitos que llevaron a la crisis, y a buscar nuevos caminos o maneras de hacer, y precisamente ahí están las oportunidades 🙂

    Para acabar, el porque no se han generado proyectos existosos en países deprimidos…, precisamente porque los países prósperos no tenían crisis y sacaban mucha ventaja competitiva a los emergentes, quizás ahora se reduzcan las distancias, creo que hay que seguir intentándolo, ¡¡toca agudizar el ingenio!!
    Salu2 😉

  • Ignacio Duelo 09/12/2009 en 5:12 pm

    Yo creo que el hecho de que una crisis sea una oportunidad depende de cada uno. Algunos sacarán su creatividad a la luz y otros se ahogarán en ella, o quedarán muy golpeados (y ahí cobra sentido que la crisis sea oportunidad pero también peligro, el ideograma no es color de rosa). Algunos pueden aprovechar una buena evaluación post-crisis para tomar las medidas que haya que tomar y otros tendrán una visión cortoplacista y poco útil para que no vuelvan a cometerse los mismos errores.

    En ese sentido, sí, la oportunidad es uno mismo, pero esto pasa en las crisis y también en las épocas de bonanza.

  • Freequest 09/12/2009 en 6:13 pm

    Magnífico post. Por supuesto que ni significan ni son lo mismo, una crisis en un fracaso, sin paliativos. Pero esta ecuación si funciona:

    crisis+adaptabilidad=oportunidad

  • Improbable 09/12/2009 en 7:39 pm

    Que bueno encontrar este artículo. Hace un tiempo escribí algo: http://esoquellamamoscasa.blogspot.com/2009/09/la-crisis-como-oportunidad.html

    La parte central del asunto es que no podemos evitar ser víctimas del sesgo de retrospectiva.

  • Alejandro LEGASA 09/12/2009 en 8:40 pm

    Gente: muy buena la relexión critica de Alejandro ante la crisis=oportunidad y también los comentarios siguientes.
    No conozco cuál es la enseñanza del ideograma chino, pero estoy absolutamente convencido que lo importante ante una crisis es la actitud con la que la enfrentamos
    Sea evolutiva, por pérdida de trabajo, pérdida de un ser querido, o por cualquier causa, siendo nosotros u otros los responsables, la actitud con al que la enfrentamos nos facilita su elaboración y superación, facilitando la reflexión, la creatividad y el encuentro de posibles oportunidades o soluciones a nuestra nueva situación de vida.
    Creo que esta visión está ligado al concepto de ver las cosas con optimismo, pero ya sería para discutirlo más ampliamente.
    Coincido con el párrafo final, pero las crisis en general nos vienen, nos las buscamos y de cualquier manera las debemos enfrentar, el tema es cómo lo hacemos.
    Alejandro Legasa

  • Alejandro LEGASA 09/12/2009 en 9:02 pm

    En el último párrafo puse que las crisis nos las buscamos y si bien eso es cierto a veces, la mayoría no las buscamos, las padecemos.

  • Laura Goransky 09/12/2009 en 11:09 pm

    Inteligente, irreverente y divertido…por fin algo así!
    Y además estoy 100% de acuerdo.
    Si me autorizas, te robo el “ad nauseum”, me gustaría usarlo.
    Un placer,
    Laura Goransky

  • Silvia C. Vega 09/12/2009 en 11:19 pm

    Muy bueno, ya me tenía cansada esa , todo ese falso positivismo.
    Es cierto que muchas veces uno puede tomar las cosas de otra manera, pero ¡no siempre! Me encantó eso de aprender a andare en el naufragio…
    Saludos!

  • Amalia 09/12/2009 en 11:26 pm

    Y si Lic. está en lo cierto una vez más…

  • Gabriel Metivier 09/12/2009 en 11:56 pm

    SORPRENDENTE!!!

    No lo digo tanto por lo que dice Alejandro, que dicho sea de paso me parece muy interesante, sino por la incapacidad que a veces demostramos las personas para analizar un texto o una idea.

    Aquí no sirven las experiencias personales. Claro que son válidas y no dudo que sean ciertas, pero la idea de Alejandro es ponernos a pensar sobre un punto que trasciende el “a-mí-me-pasó-otra-cosa-y-por-eso-estás equivocado”. Todos tenemos derecho a opinar distinto, y el mejor ejemplo es Alejandro, que se animó a ir contra el statu quo, contra la frase hecha que por tanto repetir no analizamos. Pero si pensamos distinto tratemos de hacer lo que hizo él, busquemos puntos de vista originales, hagamos el ejercicio. Tal vez no tenga razón, pero lo que para mí está claro, celebro y agradezco, es su invitación a salir de mi zona de confort para pensar sobre algo que no me había planteado antes. Para mí, ahí está el punto fuerte de este artículo.

  • VIVI 10/12/2009 en 1:08 pm

    Romper las frases hechas y repetidas “boludonamente” es algo que siempre merece un aplauso, porque nos detiene a reflexionar , a ver otro punto de vista, a volver a entender que generalizar es absurdo, siempre.

    Me llevó a la misma conclusion la situacion popular de : “pisaste caca? suerte!” “te defecó una paloma? suerte!” “se te derramó el vino? suerte!”

    En el mundo occidental no es mas que una palmada en el hombro para que no te enganches con lo negativo del asunto, le atribuyas una magia sobrenatural y asi borres tu malestar… Sí, poco del mundo de la razón, pero es porque segun los siento, necesitamos de esa fantasia o ese otro mundo donde la magia existe…

    Me sumo a la explicacion de danilo, que explica por qué los chinos lo ven asi: el pensamiento oriental es ciclico y generaciones y generaciones han aprendido… Nosotros no podremos, por mas cursos y libros orientales que nos guste leer…Podremos llegar a entenderlo, a querer aplicarlo, pero, nuestra experiencia grabada en el adn, no nos permite vivirlo como ellos…

    eso por un lado…
    y

    Ahora bien : Entiendo perfectamente tu grito “punk” y en esto me sumo completamente:

    Que los que la pasan bárbaro por oprimir a otros, usen esta frase (robada de otra cultura!!!)
    para mantenerlos subordinados…
    es para mandarlos a todos juntos a la MISMISIMA MIERDA.

  • Juan Diego Rey 10/12/2009 en 1:15 pm

    Que excelente post. La pena es que hay millones de estas frases hechas que obnubilan y sobre todo, que permiten que estos “gurús” y falsos motivadores hagan su agosto explotandolas. Un abreojos de lo mejor. FElicidades.

  • Pedro 10/12/2009 en 3:32 pm

    Un buen ejercicio de análisis de frases hechas. Felicito siempre la rebeldía conceptual.
    De acuerdo en que crisis no es igual a oportunidad, sino a cambio. Y el cambio es oportunidad.
    Toda crisis trae consigo cambios, se quiera o no y ahí es donde residen las oportunidades: en la capacidad de detectar, prever y actuar en consecuencia con esos cambios.
    Por ejemplo, la desregulación financiera y falta de supervisión de los gobiernos en esta crisis, ha cambiado la forma en que los ciudadanos nos relacionamos con los bancos, pensamos sobre sus ejecutivos y compramos. De la capacidad de aprovechar esos cambios, surgirá la oportunidad para hacer un mundo mejor, más equitativo y que no repita otra burbuja en poco tiempo. Lamentablemente, no parece que esto sea así, pues todos esperan que se acabe para volver a lo mismo de antes….

  • Santiago Maria Guerrero 10/12/2009 en 6:50 pm

    Alejandro, te felicito por desafiar un concepto tan extendido. El poder revisar nuestros pensamientos es el principal paso para poder abrirnos al aprendizaje.

    Ahora, desde mi punto de vista, “Crisis u Oportunidad” no es algo que está allí afuera, independientemente de mi existencia como observador de la realidad.

    Sino que es un juicio que yo hago de la realidad que se me presenta, y por lo tanto no es independiente de mis sistemas de creencias y del aprendizaje realizado.

    Les paso el link de un artículo que escribí en su oportunidad y que generó muchas controversias.

    Ello no significa descalificar tu opinión, sino simplemente ofrecer una “mirada diferente”.

    http://newslettersasersentido.blogspot.com/2009/08/crisis-u-oportunidad.html

    Cordialmente,

  • Ezequiel Pelzmajer 10/12/2009 en 7:18 pm

    Estimados Alejandro y Santiago, me gustan las discusiones que generan o aportan miradas, pero en este caso, no veo práctico discutir sobre ideogramas chinos que solo dicen blanco o negro, arbol y rio, altos y profundos, etc.

    Considero que cada situación debe mirarse dentro de un contexto, del cual, el nuestro no es el del China, ni sus ideogramas.

    Lejos de esto, adhiero a la crítica de que no todo es “reversible” porque sí, estas ideas facilistas sirven para un ratito de introspección y nada mas, pero no aplican a todos en todo momento y en todo lugar.

    Sugiero el libro “Key Concepts in Chinese Philosophy” que aclaran y amplian todo concepto elemental que desde occidente repetimos porque suena lindo.

    Ah! los chinos no dicen… nosotros interpretamos lo que queremos o sabemos ver.

  • Daniel J. Valli 10/12/2009 en 7:23 pm

    En cada entrenamiento de crisis hablo del origen de la palabra crisis y siempre se genera una discusión sobre “el significado chino” de crisis. No sé porque los chinos tienen más marketing que cualquier otro origen para atribuirse el significado de tan importante palabra!!

    Será porque queremos ser optimistas y no realistas. Tal vez tenga algún sentido sociológico. Pero tratando de ser bien concretos, “crisis” es una derivación de la palabra griega “krinein” que significa decidir.

    Se utilizaba cuando los médicos se encontraba en esa fase de una enfermedad donde se debe tomar una decisión crítica que podía generar algo mejor o algo peor para la salud del paciente dependiendo de lo que se decidiera.

    Creo que esta es la aproximación más adecuada para el término. Es entender que uno debe tomar las decisiones correctas en el momento oportuno.

    Tiene una cuestión en la cual no coincido y es que muchas veces las decisiones médicas pueden tomarse para salir de la coyuntura cuando las decisiones en la crisis se deben tomar pensando en el largo plazo y no el corto, en la reputación y en los valores y no en lo que publiquen los medios. Es decir, verdad sobre facilismo para esquivar la situación.

    Respecto de crisis y oportunidad, creo que hay que analizar el tema en una forma más amplia. Compañías desconocidas con muy buenos valores, pueden lograr una alta notoriedad en poco tiempo a causa de una crisis y, si responden adecuadamente, tal vez lo malo se transforme en una forma de darse a conocer -no es lo ideal ni lo buscado pero puede suceder-.

    Pero para compañías que han hecho las cosas bien en su historia, una crisis puede generar riesgos muy altos sin sentido y con mucho para perder. Como siempre en esos casos, independientemente de esta discusión de crisis y oportunidad, lo importante es demostrar todo lo que se dijo en tiempos de normalidad. Las crisis demuestran que tan sólidos son los valores y el management de una empresa. Oportunidad? No lo creo. Demostración? Sí, totalmente, donde los hechos valen tanto o más que las palabras.

  • Eduardo Prudencio 10/12/2009 en 7:24 pm

    Aunque me parece un poco extremos algunos de los puntos que desarrollas en tu artículo, coincido contigo en tu cierre en que “Que encontrar y generar oportunidades depende de nosotros”.
    De todas maneras, yo he vivido el proceso de evaluar y vencer una de la mayores crisis en el sector petrolero en mi país. En la empresa que trabajé evidencié que la crisis impulsó a que la alta gerencia tome varias decisiones que ayudaron a mejorar la performance de la empresa ya que se utilizó el lente de “oportundad” para realizarlo.

  • Sonia Ursini 10/12/2009 en 7:24 pm

    Muy intereante lo que leo, poco puedo opinar al respecto, pero me atrevo.Como en tantos temas, me parece que no hay una sola verdad, “son todos jirones de verdad”(Romain Rolland) y la vida misma es “una sucesion de muertes y resurrecciones” (crisis y salidas de las crisis).Las circunstancias decrisis que enfrentamos nos confrontan con nuestras limitaciones y nos impulsan a tomar otros caminos, a decidir otras alternativas, tal vez las menos previstas.Ser “creativos”, romper cánones, re-inventar. La capacidad creadora está en juego en ese momento y la decisión “a tempo” para generar la salida, tal vez un nuevo camino. Hay ejemplos de pos guerra en algunos paises, ciudades bombardeadas que se han reconstruido, paises que luchan por ganar espacio al mar, personas discapacitadas que compiten en torneos deportivos, o practican un arte “diferente”…y muchos ejemplos mas.

  • Michael Ritter 10/12/2009 en 7:25 pm

    Al fin alguien que piensa como yo!!! Finalmente ya no me voy a sentir tanm solo. En el mundo de los negocios, donde el grande ya no se como al chico sino que el rápido se come al lento (Andy Grove dixit), toda crisis implica una oportunidad. Pero es oportunidad es para la competencia o para los fondos buitre. Como dice la vidalita: “las penas son de nosotros y (pero) las vaquitas son ajenas”.

  • Ines Meiller 10/12/2009 en 7:25 pm

    Alguien tenía que decirlo! Si bien muchas veces la crisis deviene en transformaciones interesantes, nunca podría decir que atravesar una crisis es una buena noticia en sí misma. Optimismo sí, pura tontería, no. Muy bueno el artículo.

  • Miguel David Barrenechea 10/12/2009 en 7:26 pm

    También habría que recalcar que una oportunidad, tanto como una crisis, ameritan cambios radicales, sean a corto/mediano plazo. Buena reseña, saludos.

  • Débora Foster 10/12/2009 en 7:27 pm

    Creo que es evidente que la palabras que se utilizan para definir situaciones influyen mucho en la reacción de las personas involucradas en ellas. La palabra crisis por si misma crea malestar y no tanto clima de oportunidades.
    Es mucho más productivo centrar las capacidades y las oportunidades en las personas y no en situaciones que nos exceden.
    Me pareció muy bueno el post.

  • Raúl Belmonte 10/12/2009 en 7:33 pm

    Comparto tus apreciaciones Santiago, aunque en esto de ofrecer una mirada diferente, pareciera que desde hace tiempo el profesor Víctor H. Mair, profesor de literatura y lengua China de la Universidad de Pennsylvania viene sosteniendo que Peligro + Oportunidad no es igual a Crisis…acá está el link a su sitio donde podrán leer sus fundamentos http://www.pinyin.info/chinese/crisis.html

    Igualmente, y tal como lo expresa Santiago, creo que todo depende del observador.

    Saludos, Raúl Belmonte

  • Jordi Rosello 10/12/2009 en 7:37 pm

    La crisis en si no es una oportunidad. Es lo que hagas de ella lo que es una oportunidad, si asi lo deseas. Pero como casi siempre, depende de ti. Saludos

  • Pepe Moral 10/12/2009 en 7:38 pm

    Muy buenas noches, Alejandro; a tu post no le falta razón, pero no puedo estar de acuerdo en algunos puntos; viendo la definición de la Real Academia de la Lengua:

    crisis.

    (Del lat. crisis, y este del gr. κρίσις).

    1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.

    2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.

    3. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.

    4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes.

    5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente.

    6. f. Escasez, carestía.

    7. f. Situación dificultosa o complicada.

    en todas las crisis se generan oportunidades… La crisis no es igual a oportunidad, pero como cambio brusco, mutación importante, situación de duda, continuación, modificación o cese, momento decisivo, etc… en una gran fuente generadora de oportunidades.

    Gracias por compartir tu post; nuevamente te comento que pienso que es muy bueno.

    Saludos,

    Pepe Moral

  • José Luis del Campo Villares 10/12/2009 en 7:38 pm

    Buenas amigo.

    La crisis en si no es una oportunidad, pongamos como lo pongamos. Cosa distinta es que la sepamos enfocar como tal.

    Yo soy de los que piensa que en todo cambio hay una oportunidad dependiendo como lo enfoques, está claro, y no tien porque ser una crisis, sino que me refiero a cualquier tipo de cambio.

    Lo que si hay que hacer, en la medida de lo posible es concentrarse en las oportunidades y no en los problemas, aunque muchas veces esto no nos permitan ver ‘el bosque’.

    Pero la crisis, es la crisis.

    Un saludo

  • Rafael Fernández Rodríguez 10/12/2009 en 7:39 pm

    Cuando leo algo relacionado con la crisis, siempre me lo muestran desde dos puntos de vista, uno, como “la gran oportunidad para el cambio” (aunque nunca me dice un cambio a qué o de qué), y la otra postura que es la opuesta , “todos estamos acabados” (aunque tampoco me explica por quien).

    Durante todo este tiempo, he llegado a una conclusión, No estamos en una crisis, y con mucho que me lo expliquen llegaré a la misma conclusión, estamos en millones de crisis, cada uno la suya, porque no es la misma la crisis para alguien como yo, que para un directivo de una multinacional, aunque solo lo enfoquemos desde el punto de vista de responsabilidades, por eso, cuando alguien me enseña un power point siempre pienso, fantástico, no dudo que a ti te valió, y que además eres tan generoso que quieres ayudarme a mi, pero sinceramente, lo que me estas enseñando, no me vale para nada.

    A mi entender, el momento que vivimos no es mas que un punto de inflexión y de reflexión, las soluciones de antes no funcionan, pero no significa que no existan, sino que hay cambiarlas, y no valen, porque los problemas ya son otros. Pero claro, es solo mi opinión.

  • Agustí López 10/12/2009 en 7:39 pm

    Quisiera aprovechar para desmontar el mito occidental de que en chino mandarín le dan ese significado a la palabra crisis. Para no deshacerme en inexactas explicaciones lingüísticas os dejo un enlace a una página donde lo explican de fábula. Aviso, está en inglés. Saludos cordiales
    http://www.pinyin.info/chinese/crisis.html

  • Natxo Otalora 10/12/2009 en 7:40 pm

    quizás la cuestión es que si estás directamente afectado por la crisis, como dice el dicho, “o te aclimatas o te aclimueres”, esto es, o intentas habilitar los mecanismos que te permitan salir airoso de ella e incluso reforzado (oportunidad), o te ves ineludiblemente arrastrado y quizás condenado a desaparecer (peligro).

  • Jean-Luc Barreau 10/12/2009 en 7:45 pm

    No tengo mucho que añadir a tu nota, sino que me encanta el analisis, así como tu estilo, y que estoy totalmente de acuerdo. Esto de la crisis como oportunidad pertenece a una cierta “doxa” empresarial que por parte llevó a la crisis actual: el sentido de urgencia permanente. Si existe una oportunidad en esta crisis, sería de pensar de manera distincta, como lo sugeres en tu alternativa. Aqui está el desafío: me parece desgraciadamente que haya pocos teoricos de la estabilidad para asegurar un modelo economico viable…

  • Enna Calderon 10/12/2009 en 7:46 pm

    La frase, “You can’t have a breakthrough without having a breakdown first” ejemplifica esa idiologia en el mundo de los negocios. Me acuerdo que el Dr. Fernando Flores (chileno, profesor en Stanford University y ahora senador en Chile), una vez me dijo, “You’re not up to anything if you’re not full of breakdowns.” Yo me quedé abismada al oir semejante barbaridad. Pero después me dí cuenta que era la verdad. Una crisis es una oportunidad para ver lo que no funciona y es la oportunidad también para encontrar soluciones y nuevas alternativas.

    Así es que las crisis para mi sí son tremendas oportunidades. He adquirido sabidura al cometer errores. Puedo mirar la situación, buscar soluciones inteligentes y diseñar nueva metodología. Puedo declarar nuevas intenciones y forjar nuevos caminos. Puedo buscar ayuda en áreas donde soy pobre. Hoy en día me encanta cuando ocurren crisis. Aprendo de ellas cuando me pregunto qué diablos pasó. El resultado le llamamos “breakthrough”. No es mentira, he aprendido que los “breakthroughs” me pueden ocurrir si no hay un “breakdown” primero.

    Por cierto que me ayudó a entender todo esto fue el entrenamiento que recibí en Landmark Education (www.landmarkeducation), Logonet y otros programas.

    Nos pasamos la vida tratando de evitar breakdowns. Pero si la vida es un breakdown tras otro. Pensar que no deben ocurrir es un argumento con la realidad.

  • Vivian Kobeh 10/12/2009 en 7:47 pm

    Celebro la excelente nota de Alejandro que analiza las implicaciones de una crisis, principalmente cuando se sufre en nuestros países latinoamericanos. Yo creo que en lugar de traducirse en oportunidad, nuestras crisis son una ventana a la creatividad, que, como dices, generalmente no aplica a largo plazo.
    Aqui la fórmula sería combinar esos “chispazos” de creatividad generada por las víctimas de la crisis con un apoyo incondicional de aquéllos que tienen poder y autoridad para regularla y hacerla productiva en el futuro. Esa es precisamente la diferencia con aquéllos países que superan una crisis y devuelven la estabilidad basada en la confianza mutua.

  • Diego Buranello 10/12/2009 en 7:53 pm

    Muy bueno el artículo. Por fin alguien sale a desmitificar esa frase.

  • Pablo Balanzá Martínez 10/12/2009 en 7:54 pm

    Hola Alejandro. Encantado de saludarte.

    El debate que planteas es muy interesante. Yo no creo que la crisis sea exactamente un sinónimo de oportunidad, pero sí creo que durante una crisis salen a la luz muchas y distintas oportunidades que en tiempos de bonanza son más difíciles de ver.

    A nivel de gestión empresarial esto es bastante verídico. De hecho, en IMPROVEN acabamos de publicar el libro, ¿Quieres salvar tu empresa?, de Eduardo Navarro (Presidente Ejecutivo de Improven).

    Creo que tras una lectura del texto estarás de acuerdo conmigo en que aunque todos prefiramos vivir tiempos de bonanza, la crisis presenta numerosas y buenas oportunidades de mejora.

    Un saludo, Pablo.

  • Alejandra Cardozo 10/12/2009 en 7:54 pm

    Alejandro, inteligentísimo, altamente recomendable la nota.

    Valdría copiarla entera. Cada punto lo argumentas muy sólidamente y con gran sentido común.

    Me tome el atrevimiento de hacer un copy past para esta respuesta. Este punto lo copio porque me fastidia bastante este tipo de explicaciones que también yo escuché desde mi infancia. Pero lo que queda para consultar en el blog es tan o más interesante.

    Saludos

    Ale

  • Jose Guillermo Codina 10/12/2009 en 7:55 pm

    Alejandro, me gustó mucho tu artículo y coincido en la mayoría de tus apreciaciones. Estoy seguro que las “oportunidades” de las que se hablan es una manera de expresar la rapiña que en un mundo de negocios se hace del que viene barranca abajo, pero que dicho de esa forma “agrega valor” a la gestión del emprendedor que terminó de ajusticiar al que venía manco. A veces nos comemos toda la basura marketinera porque viene de una buena escuela o tiene buena propaganda o simplemente porque el seminario es carísismo. Hay que saber separar la paja del trigo.

  • Armando Garcia Gomez 10/12/2009 en 7:55 pm

    Alejandro,
    He leído con interés tu artículo, al final simbólicamente me levanto y aplaudo,
    La profundidad de tus reflexiones y la claridad de exposición nos han hecho reflexionar.
    Un abrazo.

  • Carolina San Miguel Mas 10/12/2009 en 7:56 pm

    Como bien he señalado en tu blog, Alejandro, aunque crisis no sea igual a oportunidad, sí que quiero pensar que de las crisis surgen nuevas oportunidades, porque sino muchos de los que han trabajado en empresas que han cerrado por la situación de crisis, se encerrarían en sus casas y estarían diariamente lamentandose, en cambio muchos de ellos están trabajando día a día por ofrecer alternativas y emprender nuevas andaduras.

    Un saludo

    Carolina
    http://carolinasmm.wordpress.com/

  • Miguel Angel Gallardo Alvarado 10/12/2009 en 7:56 pm

    Muy buen artículo y reflexión Alejandro.
    Estoy también de acuerdo en lo expuesto por los colegas.

    Lo más importante creo es lo que ocurre después, durante o incluso antes de la crisis. Es decir, la crisis es una situación o combinación de circunstancias que en cierto contexto no son positivas o favorables para alguien, sin embargo hay que ver 3 momentos del tiempo :

    1) Antes. ¿Qué pudimos hacer para prepararnos cuándo se presente dicha situación ?. Ejemplos típicos, no endeudarse demás, contar con personal preparado, etc.

    2) Durante. ¿ Qué actitud tomo ante el evento ? ¿ Cómo la manejo ? ¿ Qué voy a hacer diferente o adicional para que no me afecte e incluso me beneficie ?

    3) Después. ¿ Qué aprendimos ? ¿ Qué pudimos hacer mejor o sustituir ? etc.

    En resumen, lo que comunmente se llama crisis debe ser un juicio compartido por varias personas en un contexto dado, y la oportunidad es lo que ocurre después de eso…es decir, me quedo en la crisis o salgo adelante buscando formas diferentes de conseguir mejores resultados.

    Saludos.

  • Armando Garcia Gomez 10/12/2009 en 7:57 pm

    Santiago, estoy de acuerdo con tu artículo, pero creo que la situación que plantea Alejandro es distinta, en tu artículo se plantea pienso, un escenario de un país del tercer Mundo, ellos no están en crisis, puén núnca han estado en lo alto de la cima, por lo que tienen posibilidades de crecer y de que se creen las posibilidades de venta y el escenario de Alejandro es lo que se da en llamar Primer Mundo y éste si está en crisis.
    Saludos

  • José García Agüero 10/12/2009 en 7:57 pm

    Tu artículo está lleno de sentido común, Alejandro.
    Pero como todo es discutible, los que no están de acuerdo esgrimen sus razones respetables.
    Personalmente creo que ” La crisis es una oportunidad” y ” La crisis es una desgracia “.
    Es una oportunidad para los que “se forran a costa del sufrimiento y las necesidades de los afectados en sus apreturas ”
    Y es una verdadera desgracia para los que por ser honrados en épocas de bonanza no se han enriquecido y por ser humanitarios no especulan y defraudan en épocas difíciles o de crisis.
    Yo conozco a quienes disfrutan haciendo ayuno, pero también conozco a quienes desmayan porque no tienen para comer lo necesario.
    Conozco también a los que les agradan ciertos placeres junto a alguien que a la vez les causa dolor físico; pero la mayoría se bloquean, y se les corta el apetito cuando tienen que soportar cosas desagradables.

    Si bien es cierto que los desafíos durante el desarrollo de un proyecto fortalecen ciertas cualidades y habilidades; también es cierto que el estrés que generan las crisis dejan graves resacas y muertos en el camino.

    Que hemos de ser optimistas y tratar de sacar partido hasta de lo peor ( por aquello de que no hay mal que por bien no venga ) no desvirtúa la realidad.
    Y ésta es que la crisis, crisis es; y la generalidad de oportunidades son de supervivencia con el agua la cuello; y si quiere llamársele a eso oportunidades, pues adelante.

    En Naturopatía se llama crisis curativa, a las molestias que se tienen que soportar cuando uno trata de recuperar la salud sin medicaciones agresivas y sintéticas y así evitar los efectos y daños colaterales. Y sin embargo no se le llama una oportunidad deseada.
    Quizá por ello muchos descontinúan el tratamiento natural y prefieren pagar la factura de futuros males, utilizando el alivio momentaneo de las drogas de síntesis.
    Cada uno escoge según su idiosincrasia.
    Pero lo que está claro es que la enfermedad es una crisis que aunque de la oportunidad de tomarse unas vacaciones complementarias y pagadas; no todos son partidarios de escoger una enfermedad para “disfrutarlas”.
    Muchos orientales son muy sufridos, y en cierto grado masocas.
    Y tanto en oriente como en occidente abundan los sado-masoquistas.
    Soy partidario de no disfrazar la realidad para querer estar a bien con todos; y principalmente para quitar peso a la responsabilidad criminal de los que causan las crisis ( cosa curiosa, que generalmente están enchufados en alguna multinacional de turno).
    No se como se ve desde fuera, desde dentro lo he visto así.

    saludos cordiales.
    JoGa.

    http://www.sosterglobal.com

  • José Luis Dalla Gassa 10/12/2009 en 7:58 pm

    Alejandro, excelente exposición, coincido con tu declaración de bajar este tipo de frases hechas del Portfolio Profesional.
    Conincido con José, es una oportunidad para los que agazapados esperan estas “oportunidades” porque son preadores de los que gereralmente tratan de trabajar, crear, aprender y enaltecer el trabajo diario, poniendo todo lo mejor de sí para hacer de nuestra labor una extension amena de nuestro hogar.
    Toda esta charla me recuerda al Servicio Militar Obligatorio. Ahí si que aprendías de las crisis ajenas! cuando alguien caía en desgracia, por motivos sin motivo, los demás estaban (bamos) esperando esa oportunidad para saquear sus pertenencias, que eran nada: un buzo viejo y recontracocido de la milicia, un cacharro golpeado para tomar el mate, algún paquete de galletas, etc. Todos “trofeos de gerra” producto de esa “crisis-oportunidad”.
    Salvando las distancias, las crisis, como dice alejandro, exponen lo mejor de las buenas personas para sobrellevala, y lo peor de la carroña para aprovecharse de todo aquel que ande destapado.

    Es largo, da para mucho, pero para llevarlo al plano actual Argentino, en las crisis cíclicas de nuestro pais, el combustible siempre es la clase media trabajadora, porque arriba (políticos, elites, grupos económicos) no necesitan trabajar para hacerse de mas dinero, en cualquier escenario. Y abajo (piqueteros, sindicatos, plan trabajar, etc) tampoco necesitan capacitarse ni salir a laburar para comer.

    El pecho a las crisis siempre lo pone la misma clase pacífica y honrrada, con sus bemoles, pero que quiere progresar en pos de la excelencia laboral.

    Entonces, pregunto, para quien es la Oportunidad en tiempos de crisis?

    Les dejo un abrazo y Salud!

  • José Ignacio Ochoa García 10/12/2009 en 7:58 pm

    Me parecen interesantes todos los comentarios e intentaré aportar algo más.
    No es que crisis sea sinónimo de oportunidad, pero lo cierto es que las empresas que están actualmente en una mejor situación, con un Plan Estratégico acorde a la situación actual, con un apalancamiento bajo, con una estrategia de producto bien definida y con un segmento claro a quién dirigirse, pueden ocupar el hueco que van dejando todos los demás.

    La difícil financiación, estructuras sobrecargadas, excesiva diversificación y poca diferenciación, ha llevado a muchas empresas a una situación límite, sino irreversible, al no estar preparadas para lo que estamos viviendo, aunque no fue algo que ocurrió de repente, sino el proceso fue endureciéndose durante al menos 24 meses.

    Son los huecos que se producen por la falta de capacidad de reacción de estas últimas lo que, a mi entender, se pueden convertir en oportunidades para los de arriba.

    Bajo este punto de vista económico, si se podría entender que en épocas de crisis, surgen oportunidades.

    También es cierto que el aspecto social de la crisis es tan dramático, que convertirlo en una mera cuestión empresarial y económica, parece casi una inmoralidad, aunque en este aspecto es donde también pueden aparecer oportunidades para soporte, ayuda, formación, solidaridad, etc…

    Crisis, al final, es sinónimo de angustia, desgracia, drama, etc., pero también deberíamos convertirlo en sinónimo de oportunidad, esfuerzo, solidaridad, etc….
    Anunciado hace 8 horas | Responder en privado

  • Claudio Siracusano 10/12/2009 en 7:58 pm

    Alejandro, muy interesante tu artículo. Comparto muchos de los aspectos que describís, a pesar de no concordar en igualar términos que proceden de raíces diferentes.
    Crisis es una palabra griega que está ligada a un sustantivo, mientras que el ideograma chino, al cual la asociamos generalmente los occidentales, tendemos a entenderlo como sustantivo, mientras que los chinos lo usan como verbo también. Es decir que hablan más sobre “procesos” que sobre “situaciones estáticas”.
    Quizás lo cuestionable de esas frases es que quedan como “verdades absolutas” y no es así. Oportunidades existen siempre, con crisis o sin ella, por lo tanto, ¿Qué diferencia la normalidad cotidiana de una crisis? Probablemente no haya diferencia, si entendemos que vivimos en un continuo cambio, y ahí Heráclito y los chinos se den la mano.

  • José García Agüero 10/12/2009 en 7:59 pm

    Crisis – Oportunidad.
    No es lo mismo hablar de crisis como un hecho aislado, que asociarlo con la oportunidad.
    Por ejemplo, la pubertad es una época crítica en el desarrollo normal de un individuo. Pero esa crisis es provocada por un proceso normal del crecimiento orgánico. No se pasa bien, pero se supera y da su fruto camino hacia la madurez.
    Diferente es la crisis económica familliar, que le pilla al púber en plena crisis personal.
    La oportunidad de recibir el cariño y comprensión de padres y amigos fortalece al púber.
    La crisis social económica es una oportunidad para los poderosos, enchufados y oportunistas; y al estresar a las famililas, es la oportunidad
    de la delincuencia para enganchar a los púberes desorientados y poco atendidos.

    En la naturaleza también hay crisis, cuando se presenta la erupción de un volcán y arrasa con bosques y vida animal, proceso ecológico.
    Pero lo triste e inhumano es una crisis (exterminadora) como la que provocaron las explosiones nucleares de la segunda guerra mundial.
    No es lo mismo una crisis de aprendizaje;
    que una crisis con falta de maestros.

    y también es crítico y oportunista que se le otorgue el premio nobel de la paz a quien es cabeza visible de guerras ( aunque esto es harina de otro costal).

    le decía Tito a su amigo Filemón:
    –amigo mío todo es cuestión de conceptos ( amañados e interesados la mayoría de las veces), está llegando el día en que diremos a lo bueno, es malo; y a lo malo, esto está bien.

  • Javier Ramos 10/12/2009 en 8:23 pm

    Hola Santiago! Muchas gracias por tu mensaje y por el link a tu nota. Sin duda brinda un punto de vista diferente y recalco esta frase de tu texto:

    “En definitiva, cuando aceptamos la realidad tal como es (y no como nos gustaría que fuera), es cuando soltamos nuestras “quejas” y nos hacemos “cargo” de dicha realidad, posicionándonos como protagonistas y no como simples espectadores.”

    Con la voluntad de seguir pesando, te comparto una impresión. Muy a menduo siento que los discursos que enfatizan en la acción indivual caen en el individualismo y una falsa autonomía del tipo: “Es cierto que hay crisis, pero depende de vos si te va bien o mal”, ” “No te quejes, porque a otros, pese a sufrir las mismas condiciones negativas, les va muy bien y ganan mucho dinero”, “Estamos en una etapa de cambios, el que no sabe o no quiere actualizarse, que se haga cargo de su destino entonces”.

    El discurso que resalta la soberanía del sujeto es positivo, sin duda, pero llevado al extremo considero que es peligroso porque obvia la interacción entre el sujeto del acto y la realidad externa, y convierte a cada persona en única responsable de su destino. (y muchas veces se las hace sentir “culpable”).

    Siguiendo con esta lógica, la crisis o los problemas serían reductibles a un “simple conflicto de interpretaciones” (como diría Mendel). Y lo que se pasa por alto es que la interpretación de ese presente crítico sólo puede existir porque, antes de ser una “interpretación” es una realidad, un hecho fáctico constuido socialmente.

    Operar cambios en el mundo, considero, no es una simple tarea de cambiar el enfoque o la mirada acerca del mundo. La realidad no es “exclusivamente” imaginaria.

    Creo que hay que poner el cuerpo y ponerlo en forma social, porque nuestro destino individual está atado al grupo, incluso a grupos que viven a miles de km de nosotros.

    Abrazos y sigamos generando ideas!

  • Rosa Goldenberg 10/12/2009 en 8:23 pm

    Gracias Alejandro por tu nota; obliga a re pensar las frases hechas y de moda. Yo sin embargo sigo considerando que la crisis es una oportunidad, así como una oportunidad es una oportunidad. Cada situación que se presenta tanto positiva o negativa puede enseñarnos que tenemos muchos mas recursos que lo que pensábamos. Y me tomo el trabajo de comentar c/u de tus puntos (perdón por la extensión!)
    1.Justamente el hecho de que genera emociones negativas es producto del pensar que una crisis es negativa, sinó no lo hace.
    2. Nadie está en contra de las ideas planificadas, y el decir crisis = oportunidad no va en contra de la importancia de planificar y actuar reflexivamente.
    3. Idem para la idea de que es mejor aprender a nadar en un natatorio que tener que hacerlo como producto de un naufragio.
    4. Las ideas de Yunnus sobre los bancos para los pobres dió lugar a acciones creativas surgidas de una de las crisis mundiales más largas que estamos teniendo.
    5. Los falsos emprendedores surgidos de la desesperación no son un buen ejemplo de la crisis como oportunidad, ya que la desesperación es una emoción negativa surgida de ver la crisis como un problema.
    6. Que la crisis retraiga el consumo me parece genial! (perdón por mi espontaneidad… ) El consumo que impera en nuestras sociedades, mientras el hambre crece, es uno de nuestros peores males.
    7. No siempre que alguien gana otro pierde. Hay muchos negocios en donde todos ganan. Estoy totalmente de acuerdo contigo que los momentos de estabilidad económica son mucho mejores. Lo cierto es que ya no recuerdo haberlo vivido. Las crisis son la resultante de algo que vino primero, y que no supimos detectar. No son algo traído de afuera del sistema, son producto de decisiones que se tomaron adentro del mismo sistema.
    8. Si, es cierto que saca lo peor del ser humano, cuando el piensa ‘salvese quien pueda’. Esto no pasa si se promueven los valores de solidaridad y colaboración en donde todos se benefician.
    8. Los cambios falsos se generan cuando las crisis no se aprovechan como aprendizaje, entonces la desesperanza y la negatividad aumentan…
    9. Los ‘lentos y bobos’ habitantes de los pueblos que mencionás han sido muy inteligentes y reflexivos, creando las condiciones para la estabilidad de la que ahora gozan. No creo que ahora la podamos lograr siendo ‘lentos y bobos’.
    10. La establidad que celebrás es producto de trabajar para que ella ocurra. No creo que nadie esté celebrando la crisis cuando la equipara con oportunidad, simplemente la mira con buenos ojos, ya que lo contrario hace que sortearlas sea tanto más dificultoso.

  • Karina 10/12/2009 en 8:24 pm

    Hola a todos!!
    Rosa, me encantó tu comentaio y coincido 100 por ciento.
    De más está decir que la mentada “estabilidad” es una necesidad para proyectar y planificar con cierta certeza.
    Me parece que hay que darse cuenta que Argentina es parte de latinoamérica, es decir países del 3er mundo producto de sus propias decisiones y no de sus riquezas naturales, (que tenemos y en demasía) y que miembros de países del 1er mundo se están encargando de esquilmar con la anuencia de los propios latinoamericanos.
    No saber esto es vivir desfasado o desubicado, si los argentinos desean la “estabilidad” que se muden a los países “estables”
    No es ésta la carácterística de nuestro país y lamentablemente, o no, según como se mire, no lo será.
    Desde ese lugar es que debemos educar para el cambio constante y aprender a vivir con él.
    Como experiencia personal, soy emprendedora por naturaleza y me gustan los desafios, entre ellos, ya lo conté en otro post, pero como dice Mirta el público se renueva; tuve un bar cultural con mi marido, ni movidos por la deseperación ni nada de eso, por convcción que ello hacia falta donde vivo
    Resultado= se llenaba los fines de semana con los eventos culturales:taller literario, proyeccion de películas, debates, mesas redondas, shows musicales (jazz, blues, rock, folkclore, etc) y los días de semana no venia nadie, es decir nos fundimos, nos duró casi dos años.
    Si hubiésemos sido emprendedores con capital, como la mayoria de los que triunfan, lo hubiéramos bancado, pero tanto mi marido y yo teniamos los ingresos justos, así y todos nos aventuramos en algo que nos apasionaba.
    No pudimos y hoy tenemos deudas hasta el 2012….
    Era parte de los riesgos, en el medio nació mi primer hijo y ahora finalizando este año flojo de trabajo me estoy separando…. ¿cómo no aprender a manejar el cambio y usarlo en favor nuestro?
    Por eso estimado Alejandro, nadie dice que vivir en constante crisis sea positivo, sino que los positivo está en darnos cuenta que tenemos oportunidades por nostros mismos más allá de las circusntancias.
    Y ojalá podamos realmente aplicar los valores de la solidaridad, conocí gente muy buena a partir de esta heramienta maravillosa pero hay personas que se ofrecieron a darme ayuda, en momentos que lo solicité y aún estoy esperando…
    Eso me detiene?? no para nada, sigo adelante y voy cayendo en quién es quién y en dar cuenta de la sociedad que somos, a veces un poco hipóritas.
    Asi que Alejandro te recomiendo entonces algo:
    Argentina es la tierra de las oportunidades, y también hay, no tan pocos, que con nada de esfuerzo se llevan mucho, por lo tanto lo que hay que trabajar para las futuras generaciones es justamente los valores del esfuerzo y de trabajar duro para lograr los objetivos, de ser solidarios y construir una sociedad un poco más justa.
    No creo que sean esos los valores de esta sociedad actual, a pesar de ello todavia hay gente que apuesta como Red solidaria y miles de Ong que hacen cosas por la comunidad sin sentarse a esperar que la estabilidad aparezca.
    Una brazo!!

  • Ramiro Tolosa 10/12/2009 en 8:28 pm

    Alejandro,

    Excelente nota, realmente me aclara muchas cosas y me da entusiasmo, especialmente con la conclusión final .

    Muchas gracias por compartirla,
    Ramiro

  • Cecilia Orellana-Rojas, Ph.D. 10/12/2009 en 8:30 pm

    Una perspectiva muy interesante, y un “deshilachar” de esta idea que invita a cuestionar lo incuestionable. Cabe señalar que el presidente Obama se refiere a la crisis de esta manera. En marzo pasado, desafió a la nación a ver los tiempos difíciles como una oportunidad para “descubrir las grandes oportunidades en medio de una gran crisis.” En ese entonces el índice de desempleo en Estados Unidos había subido al 8.1% — el índice más alto en más de 25 años.

  • Rune Arauco Mengoni 10/12/2009 en 8:35 pm

    Excelente y audaz artículo.
    En el mundo existen personas emprendedoras y otras que no lo son tanto. Las primeras se encuentran interesadas en encontrar una oportunidad para hacer algo distinto, las segundas prefieren establecerse en el lugar al que han logrado llegar, echar raices.
    Superar una crisis no tiene nada que ver con estar preparado o no, ya que si no te golpea no estás frente una crisis, si no sufres para readaptarse solo estás experimentando un cambio mas y eso lo hacen los seres vivos desde el inicio de los tiempos. Cuando te toca asumir realmente una nueva etapa, voltear la página y comenzar con otro libro, estoy seguro que incluso al más talentoso y emprendedor se le puede caer el mundo.
    Una vez que hemos superado el “shock”, algunos buscarán la manera de seguir haciendo lo mismo (o algo similar) hasta que, nuevamente, encuentren su “nicho”. Otros, que tal vez se dejaron llevar por lo que hacía la mayoría asumirán riesgos adicionales y encontrarán que tenían el talento y la audacia como para seguir un nuevo camino, distinto al que habían mantenido hasta antes de la crisis.
    Coincido en que quienes vivimos en latinoamérica ya nos acostumbramos a vivir cambios de diferente velocidad e intensidad cada cierto tiempo. Eso no nos hace ni más ni menos emprendedores que los japoneses, los americanos o los europeos.
    Estoy seguro que los emprendedores no necesitan de las crisis para encontrar oportunidades, sino de visión, TALENTO y sobre todo esfuerzo y dedicación para llevar a cabo cosas que nadie había soñado hacer hasta entonces.
    Un cordial saludo a todos desde Perú. Es fantástico encontrar este tipo de espacios para compartir ideas y desarrollar unas nuevas.

  • Guillermo Giusti 10/12/2009 en 8:42 pm

    Toda crisis tiene costo, que no solo no iguala las cosas sino que empeora las que podían tener alguna remota posibilidad de concreción. Son frases hechas, que parecen sacadas de una galleta de la suerte… Muchas veces, leo, los latiguillos de grandes empresarios mundiales, con sus anécdotas de como lograron sus fortunas, y algunas realmente, parecen una tomada de pelo… no todo es tal cual como se redacta plagado de idealismo y bohemias expresiones.

    Si no, que alguien me presente un cliente, en medio de esta incertidumbre para concretar un proyecto de inversión…

    Muy buena tu nota! felicitaciones, guille giusti.

  • Jorge KANCEPOLSKI 10/12/2009 en 8:42 pm

    Alejandro: te felicito por la idea de poner en cuestión un cliché tan remanido en los últimos años. Pienso que la fuerza del título de tu nota invita a la adhesión o la la oposición. Yo la valoro simplemenente porque me incitó a pensar en que a veces sí y a veces no.
    A modo de ejercicio, tomé con aceptación los distintos apartados de tu nota, y luego busqué argumentos para replicarlos. Y se me fue ocurriendo lo siguiente:
    *Por puro sentido común: una persona que busca una “oportunidad laboral” probablemente está pasando por algún tipo de crisis. Si no, seguiría con su trabajo anterior.
    *Porque genera emociones negativas: los partos también traen más dolor que felicidad. Las parturientas se angustian, se deprimen y se asustan (y ni hablar de quienes estamos a su lado…). No obstante, enredado con ese proceso hay una revolución emocional que culmina al aparecer el bebé.
    *Porque obliga a reaccionar sin pensar: nadie vive en perpetua criris. Es decir que luego de esa acción ineficaz decidida bajo presión y en poco tiempo, venga el proceso de reflexión y análisis que lleve a la acción eficaz.
    *Porque obliga a aprender demasiado rápido: sin ser bombero ni nada parecido me encontré dos veces con la necesidad de apagar un incendio. En ambos casos accioné un matafuego sin saber (la primera vez) y casi sin recordar (la segunda vez). En la primera ocasión le salvé los muebles a al encargado del edificio donde vivía y en la segunda le salvé la vida a una vecina anciana que vive sola.
    *Porque no potencia la creatividad: en la película Apolo XIII se recrea una situación real que contradice esta afirmación.
    *Porque crea falsos emprendedores: yo conozco (y estoy seguro de que vos también) notables excepciones a esta regla general.
    *Porque impulsa el conservadurismo y retrae el consumo: el ejemplo de los clubes de trueque que diste en otro apartado refuta éste. En cuanto a dejar de tener hijos ante una crisis, los países de Centroamérica, Asia y África son ejemplos de lo contrario. Si esta afirmación se refiere a las crisis económias, es tautológico afirmar que una crisis económica retrae el consumo, la producción y por ende las oportunidades. Un ejemplo relativamente reciente: Irlanda.
    *Porque para ganar, otro tiene que perder: (esta idea refuta “de rebote” la idea de negociaciones con resultado “ganar-ganar”). Un ejemplo de W. Ury muestra que es posible: dos personas pelean por una naranja (crisis). Cuando van a decidir partirla al medio, a uno se le ocurre preguntarse y preguntarle al otro para qué la quiere. Resultado: uno se queda con la cáscara para rallarla para hacer una torta y el otro con el resto para exprimirla para beber el jugo. Ambos ganan.
    *Porque puede sacar lo peor del ser humano: “La crisis muchas veces pulveriza la inteligencia de una sociedad…” “… La historia está llena de ejemplos.” También muchas veces lo contrario. Está lleno de contraejemplos.
    *Porque genera cambios falsos: un cambio nacido de la desesperación y no de una elección libre a veces lleva a tomar consciencia y se convierte en un cambio genuino y duradero. Le pasó a un amigo que dejó de fumar luego de un preinfarto (y de esto hace ya años).
    *Porque genera un orgullo incomprensible: pienso que en este punto custionás el orgullo del “lo atamo con alambre”. Pero eso no es creatividad, sino apenas ingenio.
    *Porque se convierte en una solución: muchas veces no lo es. Unas pocas veces sí lo es.
    Para terminar: gracias por provocar a mi inteligencia.

  • Miguel Angel Ryndycz 10/12/2009 en 8:42 pm

    Felicito a Alejandro por la nota y coincido con él en que las crisis no son necesariamente oportunidades, ni mucho menos todos vamos a encontrar algo bueno en ellas. Más allá de lo que nos indique la etimología de la palabra, alguien que dice que una crisis le dio una brillante oportunidad, lo hace mirando para atrás y, pasada la crisis, hace su valiente balance desde la seguridad que da el paso del tiempo. Lo confirma con el evento atornillado en el pasado. Puede decirlo además en función de como la crisis lo encontró parado y fue “capeada”. Es raro escuchar a alguien explicando como está menejando la crisis y descubriendo “las oportunidades asociadas” en tiempo real. Desafortunadamente, quienes no sobreviven o salen maltrechos de estos episodios, quizá porque no les quedan fuerzas, ánimos, o por pudor simplemente, decidan no escribir la historia, y por ese motivo, terminan con nulo o muy bajo protagonismo.
    Saludos
    Miguel

  • Miguel 10/12/2009 en 8:43 pm

    Alejandro,

    En mi opinion estoy de acuerdo con vos en que la crisis no es buena y ni deseable, pero creo que en la crisis se abren nuevas oportunidades (para algunos) que en tiempos de calma no existen (tambien desaparecen otras oportunidades que existian). Por ende creo que la afirmacion es acertada siempre y cuando no se entienda como algo bueno, yo lo veo como tratar de sacar lo bueno de una mala situacion en vez de paralizarse y no reaccionar.
    Saludos.

  • Claudio 10/12/2009 en 8:44 pm

    Lo primero felicitarte porque desde las destrucción creativa consigues generar conciencia e interés en los internautas sobre un tema tan candente. Enhorabuena!
    Dicho esto debo decirte que discrepo contigo desde la perspectiva del concepto de la palabra ‘crisis’. En tu artículo la percibo con una connotación negativa. Yo creo que las crisis siempre son positivas porque generan un cambio y los cambios dinamizan la creatividad y evitan el aletargamiento. En psicología la identificación de la crisis te permite empezar a trabajar para modificar una situación. La caída del Muro de Berlín generó una crisis identitaria en los Alemanes sobre la que se empezó a trabajar para la re-unificación del país. Otra cosa distinta es que ante una crisis existan distintas formas de reaccionar. Y aquí si te doy la razón en que la mayoría de las personas en Occidente se ‘congelan’ literalmente cuando se presentan cambios drásticos en sus vidas. Desde mi humilde opinión se debe a que nos educan desde pequeños en una cultura del apego (de forma sencilla… la propiedad y control sobre las cosas que nos rodean) a lo conocido, a lo estable. Nada es estable para siempre. Y el hombre, por desgracia, en momentos de estabilidad más o menos duradera no evoluciona. Por mera comodidad.
    Creo en el cambio y en el cambio que generan las crisis. Esta que nos toca afrontar en estos momentos es una crisis de modelo, pero sobre todo de principios. Si comprendemos que es momento de ser más solidarios y pensar más en los demás que en uno mismo, habremos dado un gran paso en nuestra evolución como seres humanos.
    Gracias por impulsar esta discusión.
    Un abrazo,
    Claudio

  • María 11/12/2009 en 11:49 am

    Me parecio muy acertado tu analisis, si bien creo que hay otras miradas sobre el analisis de crisis, a fuerza de ser honestos los argentinos nos aferramos a esa frase solo porque vivimos de crisis en crisis.
    A veces esas frases hechas son parte de nuestra rutina, pero coicido con vos que no es la mejor parte y que reaccionar no es la mejor manera de crecer (es una reinterpretacion de tu texto)
    saludos cordiales

  • Gabriela 11/12/2009 en 4:23 pm

    Ale:
    Me gusta la actitud de desnaturalizar las frases hechas o adaptadas sin más de otras cosmovisiones; me parece que es el camino para poder pensar mejor, más acertadamente…el ser un gran preguntador.
    La respuesta será la que cada uno/a encuentre, pero si esa respuesta viene de un proceso de pensamiento propio obviamente tendrá mucho más que ver con nosotros y podremos hacer, como acá nos proponés, procesos de construcción de pensamiento y no de repetición de pensamientos.

    Celebro tu actitud.
    Besos
    Gaba

  • Mabel Meligrana 11/12/2009 en 4:49 pm

    Excelente Alejandro.
    Soy defensora de las oportunidades de crecimiento y aprendizaje en forma placentera.
    Gracias por ser tan claro.
    Mabel

  • Cynthia 14/12/2009 en 9:47 am

    La verdad, me hiciste pensar mucho con esta nota.
    Gracias.

  • Begoña 14/12/2009 en 10:47 am

    Alejandro, acabo de leer tu articulo sobre “La crisis no es igual a oportunidad”, y, te escribo para felicitarte. Sinceramente me parece buenisimo y comparto muchos puntos de vista que reflejas en el articulo, pero que, por h o por b en la prensa diaria no se atreven a comentar.

    Soy española , me dedico a la docencia en un instituto de secundaria, imparto la asignatura de Fol (formacion y oirientacion laboral) , y, tengo un MBA en Recursos Humanos.

    Actualmente como bien sabes en Europa, estamos pasando una crisis, y , concretamente en España la situacion se nota bastante. Hemos pasado de la sociedad de bienestar, a una sociedad fragil e inestable, en el parece no haber una brujela para navegar , y, en la que el futuro no existe, y todo depende de lo que uno haga en el dia a dia .

    Saludos
    Begoña

  • Federico 16/12/2009 en 12:20 pm

    Hola Alejandro,

    Acabo de leer tu artículo –rara vez leo artículos de opinión-, pero el tema elegido y la forma en que está planteado me invitó a leerlo.

    Felicitaciones porque me parece una forma de desafiar lo que muchos siempre dan por asumido, esos pequeños clichés corporativos que encuentran en el aval de Kotler o Bill Gates su forma de convertirse en máximas “arbitrarias”. Sea una verdad (o no), me parece muy interesante el ejercicio de desmenuzar filosóficamente la cuestión.

    Y me pareció muy interesante como planteaste el tema y aún más la conclusión.

    Saludos,

    Federico

  • Pepe M. 17/12/2009 en 1:15 pm

    Alejandro, estoy totalmente de acuerdo contigo… y no. Lo que expones, al fin y al cabo, es la pura realidad de una mayoría. De lo que no me cabe duda es de que la oportunidad está en uno mismo.
    Te diré por mi experiencia que la crisis, mi crisis, me ha sacado de una actitud equivocada a mi juicio, y me ha supuesto una oportunidad profesional y lo más importante, personal. Ahora veo cosas que hace poco más de un año era muy difícil que viera, y la venda me la ha quitado la dificultad, la más pura adversidad. Además ha supuesto una sacudida para buscar nuevos campos profesionales, caminos que no iba a emprender desde la comodidad de mi despacho anterior.
    Cuantitativamente, como en todas las crisis, se van a incrementar o crear verdaderas fortunas, y lo digo con conocimiento de causa.
    A mi juicio la clave está en uno mismo, cierto.

  • Amaya 17/12/2009 en 1:54 pm

    No acostumbro a felicitar a nadie leo un artículo o una nota de opinión, pero acabo de leer en la página web de Navactiva tu artículo sobre “La crisis no es igual a oportunidad” y me apetecía decirte que es muy bueno. Enhorabuena.

  • Ana López Portela 18/12/2009 en 7:17 pm

    Alejandro, me parece una reflexión muy interesante y excelentemente desarrollada. ¡Enhorabuena!
    Personalmente, y utilizando la lógica, creo que equiparar crisis y oportunidad no es más que un intento desesperado de fomentar el optimismo en tiempos difíciles. Desesperado e innecesario, porque los que somos optimistas y disfrutamos trabajando sabemos que al final saldremos adelante con esfuerzo y creatividad…. Claro, ¿pero es que cuando no hay crisis no son necesarios el esfuerzo y la creatividad para seguir adelante?
    Y sin embargo, mirando directamente a la realidad compruebo que efectivamente demasiado a menudo personas y organizaciones necesitan un pequeño (o gran) revulsivo para “ponerse las pilas”, lo cual no deja de inspirarme cierta desazón: ¿realmente la naturaleza humana puede llegar a ser tan irracional que necesite sufrir para funcionar mejor?

  • Amado Fuguet 19/12/2009 en 12:29 pm

    Creo que el artículo de Alejandro ha desatado una verdadera crisis conceptual a la cual se supo adelantar y sacó de ella una gran oportunidad para reflexionar o debatir.
    Agudo e inteligente, el planteamiento tiene el mérito de moverle el piso a la rutina de las siglas chinas cuando se habla de crisis.
    Creo que las oportunidades la mayoría de las veces no son producto de crisis, sino de la anticipación de escenarios para el desarrollo de una idea, una estrategia o un proyecto. Pero eso no desdice de que cuando se está frente a una crisis, la asuma como una oportunidad para salir airoso de ella. Creo que en este caso es una situación actitudinal, distinta a quedarse a contemplar la crisis.
    Yo creo que los chinos de las últimas épocas se inspiraron no tanto en su propia crisis -que la tienen- sino en ver oportunidades que otros no vieron. Por eso han sido tan creativos que en paralelo conviven con un sistema político dictatorial y un sistema económico liberal.

  • Pablo Pittaluga 21/12/2009 en 4:27 pm

    Realmente brillante. Hacen falta referentes como vos, que silencien el cacareo de moda con mesura y sentido común. Y me encantó la parte de “ser más previsibles”. Felicitaciones.

  • Mariano Bronenberg 21/12/2009 en 6:42 pm

    Estimado Alejandro;
    ya somos varias voces clamando en el cada vez menos desierto. Hace algunos años, un presidente estadounidense hizo un uso retórico de la combinación de los ideogramas chinos y partir de allí, los amigos de las frases hechas la aplican en todo tiempo y lugar. Está más que claro, para mi limitada mente occidental, que el significado de cada signo por separado no se suma, se combina, pero claro, es solo mi opinión, no soy ni lingüista ni semiólogo.

    Llevo más de una década dando clases, seminarios y conferencias sobre crisis, dentro y fuera del país y siempre digo que, aun si fuera cierto que las crisis conllevan oportunidad, le regalo la oportunidad a mis competidores. El precio suele ser demasiado alto y los beneficios pocas veces lo compensan.

    Claro que es necesario diferenciar a la crisis como escenario colectivo de la crisis en situaciones acotadas. Trato de explicarme ejemplificando: en una crisis financiera generalizada, en la que se produce la quiebra de empresas, quien tiene dinero y tiempo puede comprar barato y esperar a que los vientos cambien, claramente para ese hubo una oportunidad. Pero, si en cambio la crisis está acotada a un individuo u organización las cosas ya no son iguales, hay quien o quienes debe o deben gerenciarla lo que supone, las más de las veces, trabajar contra reloj, en ambiente hostil, con información escasa, sin poder manejar variables antes bajo control, afectando a terceros, se pone en tela de juicio el propio prestigio (imagen, reputación, o lo que prefieras ya que eso es otra discusión) etc., etc.

    Es curioso, pero la mayor parte de los colegas que conozco con responsabilidades reales en la gestión organizacional, especialmente en el área de la comunicación, coinciden con este punto de vista.

    En este sentido, resulta más que interesante leer la opinión de periodistas de reconocida idoneidad acerca de algunos casos presentados como exitosos por algunas empresas y sus consultoras, se caen unos cuantos ídolos.

    Gracias por la nota y gracias a los múltiples comentarios, pues todos agregan una cuota de sentido común que permite enriquecer la reflexión de un tema que, está claro, genera controversia.

  • Mariano Bronenberg 21/12/2009 en 10:03 pm

    Otro sí digo: eso de que “crisis = oportunidad” es, definitivamente, un cuento chino más.

  • Rafael Grández 22/12/2009 en 2:22 pm

    Yo creo que las crisis ponen a prueba a toda la organización. Es ahí donde vamos a ver si contamos con canales efectivos de comunicación, si nuestros colaboradores están verdaderamente alineados con los objetivos empresariales y si la alta dirección está involucrada en el proceso de comunicación. Desde esta perspectiva sí me gusta ver la crisis como una oportunidad de hacer las cosas mejor. Encontré este texto que se atribuye a Albert Einstein sobre crisis: “No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo.

    La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

    La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mis mo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

  • Jesus Maria 22/12/2009 en 2:57 pm

    Hola Alejandro

    Te escribo desde Pamplona, España.

    Tu artículo me parece muy interesante. Quizá yo diría “ la crisis no necesariamente es igual a oportunidad”

    Soy el responsable de una pequeña empresa de mecanización y uno de mis hobbies, más que eso, es el estudio del ser humano. De manera que dedico muchos recursos en ello(tiempo, dinero, etc). En un seminario de PNL(podemos decir que se trata del estudio del funcionamiento del ser humano, aunque podrás encontrar mil definiciones) el ponente, una autoridad mundial, planteaba que de las crisis personales-especialmente en la infancia- salían los adultos más maduros, coherentes, luchadores, equilibrados, etc.

    Entonces yo le pregunté: ¿significa que crees que debemos putear a nuestros hijos al límite? ¿Hacerles pasar por dificultades-límite: hambre, no formación, maltrato, …….? Para que aprendan desde las dificultades y surjan personas evolucionadas?

    Me dijo: de las situaciones extremas hay dos posibles salidas:

    Unos aprenden, luchan, se forjan fuertes, …………………

    Otros cascan en su experiencia y se derrumban con la consiguiente ruina personal, emocional, económica, afectiva, de salud …………………..

    Desconozco cuál es el mecanismo para conducir a una persona en una u otra dirección. El experto tampoco.

    Yo creo que a las empresas les puede pasar lo mismo, más bien les pasa. Hay muchas que ya no están. Las que estamos, quizá se deba en parte a los cursillos de natación en el polideportivo cercano y a que no ha pasado ningún tsunami por aquí. En el “polideportivo” no me enseñaron a nadar en situaciones de riada o de tsunami.

    De manera que además de aprender a nadar miremos río arriba o mar adentro.

    Un placer

    Chuma

  • Amaya 22/12/2009 en 3:18 pm

    Hola,

    No acostumbro a felicitar a nadie leo un artículo o una nota de opinión, pero acabo de leer en la página web de Navactiva tu artículo sobre “La crisis no es igual a oportunidad” y me apetecía decirte que es muy bueno. Enhorabuena.

  • Jean-Luc 24/12/2009 en 3:33 pm

    Hola, Alejandro!

    Como lo escribe Diana Levinton en su comentario, por fin alguien que se atreve decir quel el rey está desnudo…

    No me estraña que sea un comunicador interno que lo diga: tantas veces estamos enfrentados con esta “filosofia de bar”, minimalista, aproximativa y hecha de clisés, preferiblemente referiéndose a una pseudo filosofia oriental. No recuerdo cuantas veces dijé al los dirigentes de las empresas donde trabajé que su personal era hecho de adultos capaces de razonar. Al contrario, me pareció muy a menudo que los dirigentes eran come niños, convencidos que su palabra tenia un poder mágico sobre la realdad. En en año 2001, trabajé al rebranding de una empresa de telecom belga que queria cambiar su imagen y sus valores. La primera cosa que dijé, fue que no daba abasto cambia un valor por otra palabra para que la gente fuera convencida. En una empresa donde la gente tenia miedo de expresarse, donde los processes eran ultra pesados, no era sufficiente decir que volviamos a ser “streamlining” o “honestos” para que fuera verdad. El rebranding, en interno, fue un fracaso: como decimos en francés, “hay distancia entre el corte y los labios”…

    Muy cordialmente,

    Jean-Luc

  • Mariano 24/12/2009 en 4:08 pm

    Estimado Alejandro;
    ya somos varias voces clamando en el cada vez menos desierto. Hace algunos años, un presidente estadounidense hizo un uso retórico de la combinación de los ideogramas chinos y partir de allí, los amigos de las frases hechas la aplican en todo tiempo y lugar. Está más que claro, para mi limitada mente occidental, que el significado de cada signo por separado no se suma, se combina, pero claro, es solo mi opinión, no soy ni lingüista ni semiólogo.

    Llevo más de una década dando clases, seminarios y conferencias sobre crisis, dentro y fuera del país y siempre digo que, aun si fuera cierto que las crisis conllevan oportunidad, le regalo la oportunidad a mis competidores. El precio suele ser demasiado alto y los beneficios pocas veces lo compensan.

    Claro que es necesario diferenciar a la crisis como escenario colectivo de la crisis en situaciones acotadas. Trato de explicarme ejemplificando: en una crisis financiera generalizada, en la que se produce la quiebra de empresas, quien tiene dinero y tiempo puede comprar barato y esperar a que los vientos cambien, claramente para ese hubo una oportunidad. Pero, si en cambio la crisis está acotada a un individuo u organización las cosas ya no son iguales, hay quien o quienes debe o deben gerenciarla lo que supone, las más de las veces, trabajar contra reloj, en ambiente hostil, con información escasa, sin poder manejar variables antes bajo control, afectando a terceros, se pone en tela de juicio el propio prestigio (imagen, reputación, o lo que prefieras ya que eso es otra discusión) etc., etc.

    Es curioso, pero la mayor parte de los colegas que conozco con responsabilidades reales en la gestión organizacional, especialmente en el área de la comunicación, coinciden con este punto de vista.

    En este sentido, resulta más que interesante leer la opinión de periodistas de reconocida idoneidad acerca de algunos casos presentados como exitosos por algunas empresas y sus consultoras, se caen unos cuantos ídolos.

    Gracias por la nota y gracias a los múltiples comentarios, pues todos agregan una cuota de sentido común que permite enriquecer la reflexión de un tema que, está claro, genera controversia.

  • Samuel Guadarrama 24/12/2009 en 4:13 pm

    Estimados todos,
    Me parece que de pronto damos tantas vueltas en la teoría para explicar la realidad que dejamos de lado la misma realidad. Considero desde el mundo de las experiencias, más allá de kanjis, que cada crisis representa diferntes retos que pueden o no incluir una oportunidad.

    La frialdad en esos momentos es invaluable y aumenta la visión holística, con lo que la posibilidad de ver oportunidades* se incrementa, sin embargo el calor y la presión favorecen la creatividad y el enfoque preciso, por ello con un equipo de trabajo bien balanceado se puede buscar una oportunidad* importante.

    Por Oportunidad me refiero a la opción de mejorar, incrementar o incorporar elementos de presencia total y altamente mediática o algún factor interno tan poco visible pero que alimente de riqueza, al menos operacional, a la empresa, lease procesos, estructura, infraestructura, política

  • Ana López Portela 24/12/2009 en 4:16 pm

    Alejandro, me parece una reflexión muy interesante y excelentemente desarrollada. ¡Enhorabuena!
    Personalmente, y utilizando la lógica, creo que equiparar crisis y oportunidad no es más que un intento desesperado de fomentar el optimismo en tiempos difíciles. Desesperado e innecesario, porque los que somos optimistas y disfrutamos trabajando sabemos que al final saldremos adelante con esfuerzo y creatividad…. Claro, ¿pero es que cuando no hay crisis no son necesarios el esfuerzo y la creatividad para seguir adelante?
    Y sin embargo, mirando directamente a la realidad compruebo que efectivamente demasiado a menudo personas y organizaciones necesitan un pequeño (o gran) revulsivo para “ponerse las pilas”, lo cual no deja de inspirarme cierta desazón: ¿realmente la naturaleza humana puede llegar a ser tan irracional que necesite sufrir para funcionar mejor?

  • Luis José 24/12/2009 en 4:19 pm

    Me introduzco en el debate y pido disculpas por repetir algunos de los argumentos ya expuestos y por presentar una visión quizás sesgada desde la realidad española.

    Como persona que se ha ganado la vida, y se la tiene que seguir ganando, en el campo profesional de la gestión de personas, entiendo y comparto los miles de comentarios que se leen en todas partes sobre los dos tópicos siguientes:

    – Orientados fundamentalmente al Individuo: la creatividad, la imaginación, los riesgos y las oportunidades, el No Miedo… con frases de Einstein, de un proverbio chino o de una estela egipcia.

    – Orientados fundamentalmente a la Organización: la importancia de un nuevo modelo de liderazgo y de gestión de las organizaciones y de gestión de las personas en las organizaciones (a menudo se tiende a reducir toda la gestión de una empresa a ésto último, especialmente entre los expertos de recursos humanos que parece que no han estudiado otra cosa). “Moon shots for Management”, el artículo de Gary Hamel publicado en el Harvard Business Review en febrero de este año 2009 es de lo mejor y más completo que hay al respecto.

    Ahora bien, exponer la presente situación de la economía mundial (la crisis) sin cuestionar algunos de los fundamentos de la economía de mercado postcapitalista y globalizada (China y Rusia incluidas) y con una hipertrofia del sector financiero, es:
    – Más que conservador, retrógrado
    – Peligroso

    Es retrógrado, por que hasta el G-20 inicia el preámbulo de su última declaración diciendo: “Nos reunimos en medio de una transición fundamental desde la crisis a la recuperación para pasar la página a una era de irresponsabilidad y adoptar un conjunto de políticas, regulaciones y reformas para satisfacer las necesidades de la economía mundial del siglo XXI”.

    Es peligroso, por dos razones:
    . La próxima “crisis” está a la vuelta de unos años, más bien pocos, y volverá a pasar lo mismo o peor porque los problemas son estructurales y endémicos al sistema.

    . Muchas personas han dejado de creer en el sistema; a algunos los vemos tirándoles piedras a los del Foro de Davos o a los mismos del G20, pero otros muchos sencillamente han dejado de creer en cualquier planteamiento que no sea sobrevivir.

    Como conclusión de todo lo expuesto, mi tesis es que el exceso de análisis de la situación desde un discurso en el fondo buenista (es un neologismo que se está utilizando mucho en España, pero no sabemos muy bien qué es lo que queremos decir con él), que podría resumirse en:
    . Si te das cuenta de que puedes, y quieres, entonces Tú puedes
    . Seamos Líderes Buenos, Sensatos y Modernos en las Empresas

    está desviando la atención del problema de fondo que es el Sistema, evitando cuestionarnos si la Realidad existente es la única posible o puede haber otra manera de producir y distribuir la riqueza que el ser humano es capaz de generar en este planeta. Y esto no es inocuo, no es neutral, va en beneficio de aquellos “irresponsables” (personas e instituciones) que para lucrarse han apurado el juego del neocapitalismo al máximo sin importarles las consecuencias desastrosas que podía tener su codicia para el resto del mundo. Y están ahí, no se han ido, no han pagado por lo que han hecho; es más, seguramente estén otra vez en ello.

  • Fabian Proano 24/12/2009 en 4:21 pm

    El artículo de Alejandro me ha parecido muy interesante. Es una excelente aportación conducente a facilitarnos un pensamiento alternativo y a evitar los lugares comunes . Coincido con casi la totalidad de la exposición. No obstante, pienso que sí hay que darle a las crisis la oportunidad de ser una oportunidad, ya que ha ocurrido que, usando el ejemplo del autor, una persona ha aprendido a nadar sin prisa ni presión y, súbitamente, se ha visto forzada a usar sus habilidades en un momento de crisis y salir airosa de la misma. Del mismo modo, proyectos que han estado latentes en una empresa y a la espera de su oportunidad, han salido a la superficie en un momento en que la crisis los hizo necesarios o los puso de moda. Lo que no hay que hacer es sentarnos a esperar que haya una crisis para recién en ese momento echar mano a nuestras habilidades e imaginación para crear productos y servicios de excepción. No debemos creer que la crisis es un factor necesario para progresar, crear, avanzar. La crisis no pasa de ser, en el mejor de los casos, una circunstancia, no una condición necesaria.

  • Marcela 24/12/2009 en 4:25 pm

    Coincido con Santiago: las distinciones de “crisis” u “oportunidad” son juicios que nos posicionan, a partir de una determinada emocionalidad, a realizar acciones y generar resultados en consecuencia. La subjetividad del proceso, la discrecionalidad del observador y su contexto, tornan inútil la discusión en sí misma. Según la emocionalidad de base, incluso cualquier “oportunidad” podría convertirse en una crisis!! todo depende del observador en cuestión. Esta capacidad que tenemos es la clave, a mi entender, del desarrollo personal.
    Asimismo, Alejandro, en tu desarrollo percibí que partías de una realidad “acotada” donde lo que hay es sólo lo que está, con imposibilidad de reproducir o multiplicar. Confío en la capacidad de cambiar la realidad que todos tenemos disponible. Sé que frente a tu planteo, tan amarrado a la realidad (de nuestro país…) esta postura puede resultar un poco ingénua, pero mi opinión es que la sumatoria de procesos individuales es la base para las grandes transformaciones, y desde ese lugar opino..
    Cordialmente,

  • Valeria Torino 26/12/2009 en 3:09 pm

    Hola a todos!! Muy buen debate, gracias Alejandro por generarlo!!
    Solo una pequeña reflexion si me lo permiten:
    el mundo real es permanente cambio, lo dicen las leyes de la fisica, de la termodinamica, los filosofos… Lo que sucede es que si esos cambios son abruptos los llamamos crisis porque no nos dan tiempo a acomodarnos, y lamentamos lo que perdemos con ese cambio . Los cambios siempre quitan algo y agregan algo (fijate la reflexion de Rosa sobre los beneficios de retraer el consumo, por ej). Los que ven el cambio como favorable estan aceptando lo que pierden y enfocandose en lo que pueden ganar. Los que lo ven como desfavorable, lamentan lo que pierden y no quieren o momentaneamente no pueden reacomodarse. Y agrego mas, muchas veces nos sentimos falsamente seguros sobre cosas que uno en realidad no controla (por ej, la estabilidad economica de un pais). Coincido 100% en la idea de todos aportar para el bienestar comun. De todas maneras, aqui y ahora, ver la realidad como es, es lo mejor que uno puede hacer para vivir bien, y aceptar la idea de que siempre van a haber cambios aunque no nos gusten, y que no podemos controlar la realidad que nos rodea, ayuda a que nos preparemos mejor para el futuro, aprpovechemos el presente y aceptemos y aprendamos del pasado. Lo unico que SIEMPRE podemos controlar es como enfrentamos lo que nos toca vivir, y eso viene de adentro, no de afuera.
    Abrazos!
    Valeria

  • Raúl Beltrani 26/12/2009 en 3:12 pm

    Alejandro, comparto mucho tus apreciaciones. Esto me hace acordar aquella canción que dice “Si la historia la escriben los que ganan, entonces quiere decir que hay otra historia…” .
    NO conozco “muchos” pobres (clase media incluida), quebrados, bombardeados, etc, que digan que las crisis son oportunidades. SÍ conozco “pocos” ricos, poderosos, oportunistas, etc, que recitan estas palabras de memoria. Mi humilde opinión personal es que la crisis da más poder a los que ya lo ostentan.
    Y bueno, otra vez sopa….

  • Wedge B. 26/12/2009 en 3:16 pm

    En nuestro negocio, consideramos que una crisis para poner la vida en algo amenazante. Nos ocupamos de «cambio» sobre una base diaria – todo es flexible y sujeto a cambio. Nuestros planes debe ser ligera y sin embargo, completa – que cubre todos los riesgos.

  • Eudald 26/12/2009 en 3:23 pm

    Buena reflexión acerca de la tan cacareada crisis. La crisis y la oportunidad con que ahora muchos la asocian, como dices, está (o no) en uno mismo y en su actitud frente a la vida y al trabajo: hay gente que está siempre en crisis independientemente de la coyuntura. La crisis no brinda oportunidades más bien las destruye; el que quiere oportunidades se las tiene que buscar o crear, ahora como ayer y como siempre.
    Saludos, Eudald.

  • Claudio 26/12/2009 en 3:26 pm

    Pere, en las empresas que dominan la mejora continua, el estado de revisión es una condición natural del equipo de trabajo. Las políticas pulsantes no tienen el mismo efecto, aún en estado de crisis.
    Tuve el honor de presidir una donde el nivel de propuestas por empleado era muy alto y otra donde era muy bajo, ambas dirigidas por el mismo management. Es un tema cultura organizacional, un tema de visiones.

  • Pere Taberner Casellas 26/12/2009 en 3:30 pm

    Recientemente ha aparecido el famoso escrito de Einstein donde bendice las crisis porque nos hacen progresar. Aunque comparto que las crisis no son buenas per se, las empresas y las personas tenemos una cierta tendencia natural al apalancamiento.

    Siempre he defendido que se fomente el constante estado de revisión de todo en las empresas, cosa que en general sólo se hace en caso de crisis. Además suele resultar incomodo porque genera un cierto estado de caos.

    Aún así estoy convencido de que tenemos que fomentar las situaciones de cambio en las empresas y pensar en términos más relativos, en especial en los momentos de éxito. Ahora tiene menos mérito, pero si nos hemos ejercitado en gestionar cambios, seguramente esatremos más preparados.

  • FJ 26/12/2009 en 3:32 pm

    Es mi primera aportación y espero por lo menos aportar un punto de vista más, al igual que los anteriores participantes.
    ¿Es la crisis un sinónimo de oportunidad? Está claro que cada individuo tendrá un punto de vista en base a su propia experiencia durante el periodo de crisis. Pero lo que sí creo, es que una crisis se puede comparar a la teoría de la evolución de Darwin. Solo las especies más fuertes sobreviven. Hay momentos de bonanza económica que permiten que haya muchas especies (profesionales diversos) que pueden sobrevivir por la sobreabundancia de trabajo y oportunidades. Pero es en los momentos de crisis en los que tan solo los más fuertes, mejor preparados y más capacitados pueden seguir progresando y son los que en definitiva ayudan a salir de esa crisis. Por lo tanto una crisis, aunque no toque sufrirla a todos por igual, es un reciclaje general de la sociedad que coloca a cada uno de nuevo en una posición inicial para empezar nuevamente a jugar. A alguno desde una posición más retrasada a la que tenían en periodos anteriores, pero para otros desde una posición de liderazgo que se han ganado por saber actuar en el periodo de crisis.

  • Jose luis 26/12/2009 en 3:34 pm

    No estoy totalmente de acuerdo con las afirmaciones de tu comentario, cuando se dice que en una situación de crisis, aparecen las oportunidades, me inclino en la idea de que la situación en sí lo que provoca por un lado es que las gente agudice el ingenio de tal manera que encuentre nichos de mercado, soluciones, productos o servicios nuevos, agitando la manta del inmovilismo, si esto lo unimos a una desaparición de un alto porcentaje de empresas, reducimos la competencia, por supuesto que la crisis supone una oportunidad en si misma, pero no para todos, solo para los que lo vean así y aprendan de los errores cometidos.
    Gracias.

  • JoGA 26/12/2009 en 3:35 pm

    La fe es una fuerza poderosa cuando se sustenta en verdades.
    Pero es causa de realidades frustrantes cuando se es engañado con falsas
    promesas.

    Una cosa es la inestabilidad ( o crisis) provocada al realizar caminatas todo terreno;
    y otra cosa es la de estrellarse contra el suelo ( o crisis) provocada por un empujón propinado mientras se pasaseaba tranquilamente.

    En el primer caso se tiene la oportunidad de entrenarse para caminar más seguro.;
    y en el segundo caso se tiene la oportunidad de aprender que se vive rodeado de maleantes que se ofrecen para prestar dinero y después quedarse con las ganancias.

    son diferentes las crisis – oportunidades en períodos de desarrollo
    de las crisis- oportunidades en períodos de pronóstico letal.

    cojamos el paragüas
    con firmeza.
    un cordial saludo.
    JoGa.

  • Miguel Tokumoto 26/12/2009 en 3:36 pm

    Yo creo que una crisis no representa una oportunidad per se, sino que nos saca del aletargamiento y nos hace buscar nuevas soluciones y oportunidad. De esta manera la crisis se vuelve un instrumento.

    Cuando estamos en tiempos de bonanza tendemos a ser más pasivos (play it safe) que cuando tenemos el riesgo de perderlo todo por lo tanto buscamos nuevas maneras de regresar a nuestro estado anterior.

    Para las empresas depende mucho del Plan Estratégico, tal y como mencionó José Ignacio. Me gustaría llevar un poco más a fondo ese punto en el tema en el que trabajo.

    En marketing es muy importante no sólo diferenciarte sino fidelizar al cliente por distintos medios. En tiempos de crisis las guerras de precios son mucho más comunes a los largo de toda la economía. La razón es que las empresas buscan aumentar su participación de mercado para mantener el mismo nivel de ventas debido a que recortar costos es difícil.

    Si el producto tiene un público cautivo, es más fácil llevar la crisis y no tener que llevar a cabo una guerra de precios que al final es mala para todas las empresas en la industria y al final para el cliente (si falla una empresa el cliente pierde diversidad de opciones).

    Algo con lo que concuerdo al 100% con Alejandro es que el cambio en el mundo no puede quedarse en una panacea imaginaria, sino que se deben tomar decisiones y acciones reales para llevar a cabo el mencionado cambio. Y eso es lo más difícil de hacer.

    Es difícil porque para llevar a cabo una idea, siempre va a haber fricción. Resistencia a cambiar de posición en la realidad. Las crisis ayudan a eliminar esa fricción debido a que la realidad anterior está mutando hacia una nueva y distinta realidad.

    Esta discusión es muy constructiva, me he divertido mucho leyendo sus ideas y escribiendo este comentario.

    Un saludo a todos!

  • Rune Arauco Mengoni 26/12/2009 en 3:38 pm

    Francisco, interesante punto de vista, pero agregaría un par de elementos.
    La adaptación del más fuerte no es una referencia mendeliana al individualismo sino a la superación de una especie. Por ende, si no somos capaces de ver la manera de que los menos “talentosos” logren también superar este duro tránsito pienso que no hemos cumplido nuestro rol con la comunidad de la que formamos parte.

    Por ello concuerdo con el último comentario de Alejandro. Si dejamos implícito un argumento parecido a “si no tienes suficinte talento, es tu problema y no el nuestro” en realidad no estamos superando la crisis sino generando una nueva y más intensa, de valores.

    Nadie se prepara para las crisis sino para la vida. Aunque la metáfora pueda resultar grotesca, seguramente muy pocos se “preparan” para que un tornado haga desaparecer tu hogar; todos asumimos que va a estar ahí por la mañana. De esa magnitud (o mayor) es el impacto de una verdadera crisis en nuestras vidas. No hay forma de estar “capacitados” para ellas ni de medir su impacto. El “control de daños” se efectúa a posteriori.

    Las ideas se reciclan y las competencias también, pero no estoy seguro que con tanta facilidad las propias personas .Estar más capacitado no te abre las puertas cuando de pronto la tecnología vuelve obsoleta la necesidad de tener personas con tu experticia e implica volver a empezar.

  • Juan José Clemant 26/12/2009 en 3:46 pm

    intesante y esclarecedor su artículo sobre la crisis no es igual a oportunidad, ya que orienta sobre esa tendencia determinista de darle el mismo sentido a los términos de crisis y oportunidad.Felicitaciones por su brillante artículo.

  • Carlos Tomás Péez Gaudioso 26/12/2009 en 3:48 pm

    Muchas gracias por romper el paradigma establecido

  • Marco Tulio Arellano 26/12/2009 en 3:52 pm

    Felicitaciones por sus atinadas apreciaciones y comentarios,reflexiones poco frecuentes entre nosotros latinoamericanos.Cordial saludo.
    P.S.¿Me autorizaría su reproducción en la revista Ingeniería Javeriana de la cual soy su editor?

  • Rubén 26/12/2009 en 3:55 pm

    Alejandro, vas en contra de toda la corriente como el salmón.
    Pero en parte entiendo que algo de razón podés tener. Es complejo el tema. Es que normalmente somos por naturaleza de esperar una crisis para actuar. Hasta el ciclo de mejora continua de Deming está estructurado asi, y de esto se desprenden gran cantidad de quehaceres y procesos en la empresa.
    En Argentina tuvimos que esperar que un militar de rango asesine a un soldado para quitar el servicio militar obligatorio. Fue una oportunidad?. Y los chicos que hoy en día no conocen ni siquiera un mínimo de respeto y caen en droga y delincuencia por falta de educación; no sería el servicio militar (bien estructurado) una buena alternativa para ellos?.
    En mi barrio se comenta a viva voz de que siempre hizo falta dos ó tres lomas de burro a lo largo de unos 250 metros de calle, ya que autos y motos vuelan a cualquier hora. Y todos dicen: “cuando atropellen a un chico van a poner lomas de burro”….Dónde está Alejandro la “oportunidad”?, antes ó después que atropellen al chico…El tema está en determinar dónde está la crisis….Está ahora, antes de que suceda el accidente?, ó estará recién cuando un auto ó moto haya atropellado a un chico?.
    De acuerdo a cómo pensamos las dos consignas, te diría que puede y no cumplirse esto de que crisis es sinónimo de oportunidad.
    Quizás este lema, lo hemos tomado exagerando su uso y tal vez se trata de una suerte de error discursivo. No digo que esté mal, pues algunos ejemplos Alejandro, son por demás demostrativos. Pero sí pienso, que en ciertas ocasiones abusamos pensando que tal crisis originará oportunidades de mejora; no obstante, por añadidura, luego de una crisis, uno baraja y da de nuevo….ahora si a esto no queremos denominarlo “oportunidad de mejora”; es otra cosa.
    Cordiales saludos, y muchas felicidades.

    Rubén

  • Marcela Fuentes 26/12/2009 en 4:01 pm

    Alejandro, sé por tus reflexiones, ideas y demás, que te gusta el budismo y me imagino que lo debéspracticar. O al menos que lo tenés en la cabeza, reflexionás sobre lo oriental, te hacés preguntas. Tu post en el blog tienen mucho bagaje filosofico y mucho aroma oriental, profundo y sensible. Tu actual nota me parece sorprendente porque refelxja una máxima zen, que te la comparto a vos y a todos tus lectores. La verdad que es intranscendente si lo que decis en esta nota es cierto o no, lo que festejo y admiro es tu voluntad de pensar por vos mismo. Tan simple y profundo como eso. va el texto:

    El Zen dice: piensa en todas las grandes palabras y en las grandes enseñanzas como en tus enemigos mortales.

    Evítalas, porque tienes que encontrar tu propia fuente. No tienes que ser un seguidor, un imitador. Tienes que ser un individuo original; tienes que encontrar tu esencia más profunda por ti mismo, sin guía, sin escrituras que te guíen.

    Es una noche oscura, pero con el fuego interno de la investigación estás destinado a llegar al amanecer.

    Todos los que se han encendido con la investigación intensa han encontrado el amanecer. Otros solamente creen. Aquellos que creen no son religiosos. Al creer están evitando simplemente la gran aventura de la religión.

    Abrazos cordiales desde Harvard, Marcela.

  • Enrique Rincon Bolivar 26/12/2009 en 4:02 pm

    Felicitaciones. 100% de acuerdo con usted. Ese cuento no es mas que el consuelo de los mediocres que encuentran soluciones temporales. Si trabajaramos seriamos potencia. Saludos

  • Rosa Ester Carrillo 26/12/2009 en 4:03 pm

    Fijate que nunca me había puesto a pensar en lo que tu dices de la crísis. Te encuentro bastante razón, me gusta tu planteamiento.
    Gracias por hacerme mirar el reverso de la moneda en cuanto a aseveraciones, que por repetirse tanto una las cree verdaderas y fuera de todo análisis.
    Atte.
    Rosa Ester

  • Daniel Spada 26/12/2009 en 4:04 pm

    Es excelente la nota. Noto que la idea de crisis como oportunidad tiene mucha difusión entre quienen participan de cursos dirigenciales que duran cuatro sábados.

  • Sergio Carron 26/12/2009 en 4:05 pm

    Excelente el artículo.
    Vale la pregunta: si la crisis tiene algo de oportunidad, ¿qué oportunidad nos dejó?.
    Cuando, después de una charla, donde se defendió ese concepto, de que en algún idioma oriental la crisis tiene esos dos significados, se le pregunta a la gente que con fuerza aplaudió, aceptando el concepto, ¿cuál es la oportunidad que la crisis te generó?, la respuesta suele ser el silencio.
    Es cierto que las crisis enseñan, pero, como vos decís, si los aprendizajes no se convierten en “procesos” de cambio a largo plazo, uno vuelve a los hábitos que generaron la crisis, porque todo “está bien”.
    Felicitaciones…

  • Maria 26/12/2009 en 4:06 pm

    Me ayudo a repensar el tema. Considero que estas frases hechas no reflexionadas, de pronto te atrapan y te engañan me parece excelente.

  • Senior Manager 28/12/2009 en 6:59 am

    Alejandro, tienes razón, sobre este tema… estamos en sintonía a pesar de los miles de Km que nos separan. Excelente artículo con razonamientos que podrían sacar a un continente entero de su ensimismamiento.
    Parece que la gente se deja llevar por lo que le dicen, sin apenas usar el sentido común…¡una lástima!
    Por otro lado, los latinoamericanos seguimos (soy hijo de venezolano con española) poniendo paños calientes en donde hace falta una cura definitiva, que pareciera que nunca llegará.
    Seguimos en contacto.
    SM

  • Mariano 31/12/2009 en 3:35 pm

    Alejandro, el artículo me pareció muy bueno por que desmitifica un aspecto que muchos han “comprado” y lo repten por boca de ganso, ya que en su vida se encontraron intentado gerenciar una crisis de la vida real de las organizaciones. Conozco unos cuantos de los que te explican lo que hay que hacer y cómo hacerlo basados en manuales escritos por otros, muchos de los cuales están en las mismas condiciones.

  • osé García Agüero 05/01/2010 en 4:21 pm

    Las crisis provocan un mayor distanciamiento entre las poco pudientes y los muy pudientes y al traste con los que les pilló en la escalada.
    Claro está que aumenta el beneficio para los fabricantes de féretros y las incineradoras no darán abasto.
    Y eso no deja de ser progreso para ciertas empresas.
    También, como decía el periódico en mi localidad, están aumentando el número de mujeres que ofrecen sus servicios íntimos a cambio de un puesto de trabajo fijo.

    Yo diría que (exceptuando los empresas que se sujetan con fidelidad a sus valores , y que siempre las hay )
    las gestiones en crisis suelen ir acompañadas en muchos casos de la multiplicación de los robustos enchufes,
    y de estrategias guiadas por la la teoría de la evolución, ( o te comes al que está a tu lado, o te vas al otro barrio ).
    La eutanasia, el aborto, el suicidio, y la antropofagia suelen hacer acto de presencia.
    Lo que ocurre es que nos encantan las gafas de sol.

  • Peter J. Malia 06/01/2010 en 12:46 pm

    In many respects, it can be argued that crisis is the result of lost opportunity. While I agree with Rehana, I also believe that in a political sense, creating a crisis can also promote the opportunity to advance your agenda, based on another old adage: “the squeaky wheel gets the grease.” If you act defensively, you have the opportunity to turn that equation around. If you are on the offense, you can sometimes claim new ground.

  • Maria D. Campabadal 06/01/2010 en 12:47 pm

    Apreciados todos,

    He leido los argumentos de Alejandro y de algunos de vosotros, y en realidad en todos los comentarios hay parte o gran parte de veracidad.
    Crisis igual a cambios, algunos buenos, otros malos.

    Malos: Cuando se intenta producir a más bajo coste sacrificando puestos de trabajo y /o calidad del producto. En este caso veo un futuro negro.

    Buenos: Cuando hay descontrol de mercado en algunos sectores y el gobierno no hace nada para regular la situcación. Al final explota la burbuja porque todo tiene un límite.

    Buenos: Para las culturas, empresas y/o personas que cuando hay bonanza no planifican, no reinvierten en mejorar la calidad, viven demasiado el presente.
    Puede que la crisis los haga “pensar”, hacia donde quieren ir.

    Lo ideal sería no dejar que estas crisis llegaran, ser más estables, pensar en la calidad de nuestros servicios y productos y trabajar de forma racional y sostenible. Algunos paises y empresas lo hacen…pero pocos/pocas.

    Es cierto como dice Alejandro, que el I+D, la creatividad en general es más genuina cuando es reposada, sin estrés, pensada y con medios suficientes.

    Ya que la crisis ha llegado, ahora hay que trabajar a pesar de ella, para superarla y haber aprendido de ella y no caer en los mismos errores de antes de que esta llegara. Reinventarse? Si, pero con conocimiento.

    Una oportunidad que podría derivarse de la crisis es para aqellas empresas y productos con una magnífica relación calidad-precio. Quizás ahora se valorará más el producto en sí que sólo su marketing únicamente, quizás la compra será más reflexiva, más inteligente.

    Voto por un “haber aprendido algo de los tiempos difíciles” y una vez superados actuar y trabajar de forma más responsable.

    Un saludo a todos y gracias
    Maria

  • Jose G 06/01/2010 en 12:55 pm

    Hola! Horacio:

    cuando tenía 18 años tuve que superar una crisis existencialista, que me provocó el enfrentarme a una necropsia, precisamente de un jóven de mi misma edad; según la afirmación de Einstein, tendría que haber sido una bendición para mí
    ( ¿o solo se refiere a la crisis económica ?.
    caí en una profunda depresión, debido a mi estado general de salud sico-somática; y debido a que me falló el apoyo de mis padres y de mi consejero espiritual que me decepcionó.

  • Favio 06/01/2010 en 3:51 pm

    Excelente. Gracias.

  • mauro 06/01/2010 en 4:08 pm

    Las crisis son oportunidades cuando son crisis de los otros.

  • Luis Godoy 07/01/2010 en 1:22 am

    Estoy de acuerdo con todo lo indicado, sin embargo creo que falto el hecho de que cuando pasamos por una crisis y buscamos las formas de salir de ellas, sea de una forma solitaria o con ayuda de alguien màs, generando nuevas ideas, formas, estrategias, etc. realmente experimentamos la oportunidad de demostrarnos que tenemos habilidades extras que de repente no sabiamos que estaban dentro de nosotros, siempre he relacionado esta frase con esta situaciòn.

  • javier bernay 05/02/2010 en 1:35 pm

    Felicitaciones Alejandro : quiero comentarte que adhiero a la sinceridad y veracidad de algunos de tus comentarios. Sin embargo disiento con vos en algunos aspectos, como por ejemplo , que crisis es una oportunidad de cambio ( por lo menos los psicólogos ) lo vemos así por lo que depende la óptica con la que se mire al término ” Crisis ” .

    El término crisis se define positivamente como una etapa del crecimiento del ser humano , que genera cambios que generan inestabilidad inicialmente hasta que se logra el equilibrio ( homeostasis ) , y que suceden durante toda nuestra vida , y nos acompañana hasta el final de nuestros días .

    A nivel empresarial , las empresas = RRHH = GENTE , por lo que podemos establecer la analogía de que son poderosos indicadores que nos indican que algo no anda bien en la misma , que hay que revisar políticas ,cultura organizacional , etc etc y también es una oportunidad de cambio constructivo para todos,siempre entendiéndolo desde una visión sistémica positivista.

    Ya Einstein lo decía: “No podemos solucionar los problemas que hemos creado con los mismos pensamientos que los crearon. Tenemos que aprender a ver el mundo como nuevo en cada momento”.

    Para Resumir y finalizar Considero que todas las crisis dependen de la óptica que se las miren , pero para la psicología, son desequilibrios ó rupturas necesarios para generar un nuevo orden, pero entendido éste como en constante movimiento , no como algo inerte, que a su vez generan nuevas crisis , y asi sucesivamente .

  • Ricardo 05/02/2010 en 1:47 pm

    Me identifico mucho con la idea de que la crisis incentiva a la creatividad y que la necesidad es la madre de los inventos, si no, que lo digan la rueda, el fuego, los carros, la internet…

    Hay una historia que cuenta Benjamin Zander, director de la orquesta filarmónica de Boston y escritor del libro The Art of Possibility.

    Se trata de 2 vendedores que fueron a África a principios del siglo XX. Fueron enviados a investigar si había una oportunidad de vender zapatos, y escribieron telegramas a Manchester; uno de ellos escribió ”Situación sin esperanza. No usan zapatos”.

    Y el otro escribió ”Oportunidad gloriosa. No tienen zapatos todavía”.

    Pueden ver un video muy interesante acerca de este concepto acá:

    También me gusta mucho el discurso de Steve Jobs, uno que dio en la universidad de Stanford, cuenta 3 historias. Aquí está:

    http://www.sabbatella.com/blog/files/Steve-Jobs-Discurso-Stanford.pdf

  • Juan Ignacio Quaglia 05/02/2010 en 1:49 pm

    La fundamentación a la que recurrió el expositor es, coincido, tautológica e inconsistente (eso ocurre cuando alguien trata de explicar una idea ajena sin haberla captado del todo). Sin embargo, hay que saber apreciar el sentido de la expresión. No se trata de identificar la crisis con la oportunidad de manera determinante y unívoca, sino, simplemente de saber que la crisis supone una modificación en el estado de las cosas, una nueva situación, en el que pueden surgir nuevas oportunidades. Muchas veces, mantener una actitud negativa o pesimista acerca de la actualidad nos impide percibir posibilidades o imaginar alternativas de acción futura. La filosofía oriental tiene muy en claro la “reversibilidad” de los significados: lo bueno puede devenir malo; lo malo, bueno. No es una afirmación científica, sino más bien filosófica: se trata de no sucumbir emocionalmente ante los problemas, porque, por ese camino, nunca encontraremos las soluciones. Me sorprende que una idea tan sencilla e inofensiva provoque tanta alharaca. Los publicistas saben mucho acerca de “convertir las debilidades en fortalezas”.

  • Ale cardozo 05/02/2010 en 1:49 pm

    El vendedor sería un gran visionario, pero en Africa siguen sin zapatillas, ¿será que él primero era un mejor analista de mercado?

    ¿Por qué pensar que la rueda y el fuego fueron inventados en momentos de crisis? Tal vez, todo lo contrario, fue en un momento de puro ocio. Al fin y acabo, Friederich A. Kekulé, encontraba sus geniales aportes cuando más profundamente dormía.

    Y volviendo a tu ejemplo, si las crisis son oportunidades, Africa primero y America después hace rato deberían ser potencias. Igual, Alejandro lo dice mejor :
    “(…..) Yo siempre desconfié de esas “explicaciones”, aún de chico. ¿Esos países son prósperos gracias a la crisis o a pesar de ella? Porque EEUU lo tiene todo, como la Argentina, y es potencia, y por otra parte existen otros que tuvieron la “fortuna” de tener muchísimas crisis y siguen siendo pobres.”

    Es el párrafo que mas me gusta.

  • Ricardo 05/02/2010 en 1:50 pm

    Alejandra, las crisis son momentos que hacen que tu creatividad aflore ”a la fuerza”, que reacciones, pero no significa que siempre van a cambiar al mundo, y mucho menos, convertir a un país del tercer mundo en una potencia de la noche a la mañana. Creo que vas muy lejos cuando dices que los países deberían ser potencias por el solo hecho de afrontar crisis, pero en algo tienes razón, pues muchos de los países que son potencias actualmente, lo son gracias a los desenlaces ocurridos en Guerras Mundiales, que son precisamente, crisis.

    Muchos de los hombres más ricos del mundo, lograron su riqueza después de afrontar una crisis, estando en la quiebra o la miseria, pero esto no significa que todos los que afrontan una crisis, van a volverse millonarios.

    Las oportunidades se basan precisamente en aprovechar momentos clave, y desde mi punto de vista, una crisis, es uno de esos momentos, porque mientras otros se quedan pensando en la parte negativa, habrá otros que se centrarán en generar SOLUCIONES, en ver las oportunidades donde otros no lo hacen.

    Sí veo las crisis como oportunidades, porque le dan un empujón a la creatividad, y muchas veces, esa creatividad no saldría a flote en condiciones favorables, porque no te ves presionado a reaccionar, no tienes la NECESIDAD inminente de hacerlo. Esto no quiere decir que la creatividad no surja mientras te estás bañando o viendo T.V.

    Fíjate lo ocurrido en Haití, es una crisis, pero dejará de serlo cuando se empiecen a generar nuevas oportunidades desde y para los sobrevivientes. ¿El Big Bang fue una crisis? ¿Qué ocurrió después de ello? ¿La evolución de las especies se debe a una crisis?

    Con respecto a los inventos, si lees nuevamente, no menciono que el fuego y la rueda hayan sido a causa de una crisis, sino de una necesidad.

    Afrontar una crisis, GENERA oportunidades, renueva.

    PD: Para Kekulé debió ser una crisis el hecho de que su familia quisiera imponerle que estudiara arquitectura y no lo apoyara en la química, pero gracias a esto, fue más persistente, decidió soñar, ver lo que otros no.

  • martin 05/02/2010 en 1:50 pm

    La idea de que la crisis es una oportunidad, tal como se suele expresar es simplista; pero es cierto que supone oportunidades.

    Debe entenderse que la crisis de un paradigma genera oportunidades para quienes saben ver el proximo paradigma, la nueva forma de hacer. Un ejemplo de este mecanismo es el funcionamiento de la ciencia.

    La crisis es la muerte de un mundo viejo, no ofrece oportunidades para ese mundo, seria contradictorio.

    Un ejemplo comunmente citado en el area económica es la crisis de la industria discografica. Para que la crisis no existiera deberiamos negarle al mundo el mp3 y quizas la propia internet.

    Ahora, que la crisis es un tiempo de mierda para casi todos, es cierto.

  • Debora Foster 05/02/2010 en 1:51 pm

    Ricardo, creo que cuando distinguís entre los dos grupos que se pueden encontrar en una crisis: los que “se centrarán en generar SOLUCIONES” y los que no, habría que tener en cuenta que tipo de soluciones se plantean en cada caso. ¿No existe la posibilidad de que las soluciones del primer grupo sean a costa de aquellos que se encuentran en el segundo? ¿Cómo evaluarías el éxito en ese caso?
    Saludos!

  • Martín Gavilán 05/02/2010 en 1:53 pm

    En relación a lo que dice Debora me gustaria hacer una distinción -no tanto una respuesta. Una cosa es analizar la crisis en terminos de responsabilidad y costos, como puede ser el caso de la actual, y como de hecho, si, los grandes ejecutivos de los bancos se han beneficiado de un sistema que terminaron reventando.

    Otra diferente es algo que nos pasa mucho en Argentina, que tendemos a castigar y a sospechar del exito. Me parece que lo que dice Ricardo alude a quienes enfrentados al mismo problema que muchos otros, encuentran otra forma, una nueva solucion.

    Lo que suele ocurrir es que los demas los miramos y decimos, pero a mi me fue re mal, como le pudo ir bien a el? En Argentina pensamos, cuando pase la crisis… hay que aguantar a que pase la crisis. Porque nos dejamos arrastrar, somos siempre pasivos, victimas.

    Distingamos esta vocación a ser victimas de hechos concretos donde hay gente a la que se la estafa o arruina con una hipoteca, y la gente creativa de la que simplemente delinque y es en si causa de una crisis.

  • Natalia Tenti 05/02/2010 en 1:53 pm

    Buenas a todos desde Mendoza! Creo que sería interesante partir de que la palabra crisis no sólo denota un significado peyorativo, sino que también significa un cambio de estado, una mutación, que no necesariamente es “malo”. Por lo tanto, si analizamos detenidamente qué nos expresa la palabra crisis, podemos emprender acciones creativas correctivas y eficientes que nos hagan crear nuevas formas de hacer las cosas. Hemos de desaprender las formas de hacer antiguas para descubrir otras nuevas mediante un cambio en nuestra forma de pensar. Ya Einstein lo decía: “No podemos solucionar los problemas que hemos creado con los mismos pensamientos que los crearon. Tenemos que aprender a ver el mundo como nuevo en cada momento”.
    Sin embargo, y puesto que esto es un debate, esta tampoco es una afirmación objetiva, solo un punto de vista más agregado debajo de otras propuestas interesantes, que hacen ver que una palabra como “crisis” verdaderamente está conformada por infinitas subjetividades, y que además esto nos ayuda a darnos cuenta que hay ciertos significados que han preponderado sobre otros, algunos conformándose como únicos sobre todo cuando se desprenden de los medios masivos de comunicación, y sobre todo con la palabra “crisis”!!. Lo interesante es poder llegar a una abstracción de cada idea para convertirla en fuerza a favor. Coincido que para ello es necesario desprenderse tanto como sea posible de las subjetividades, y con ello me refiero al estado emocional de las personas frente a este concepto.
    Interesante debate, sigo leyéndolos!

  • Alejandra 05/02/2010 en 2:00 pm

    Leyendo, me da la impresión que no todos leyeron el post, y en cambio se quedaron sólo con el titulo.

    Alejandro no cuestiona cual es la postura que hay que tomar frente a las crisis, ni plantea que se pueda o no salir de ella, ni condiciona hacia ningún tipo de actitud frente a ella.

    Sencillamente tira por el suelo “los clisés bloquean el pensamiento”, y precisamente, en un grupo de comunicación social como es este, es oportuno detenerse a analizar estas frases hechas y repetidas hasta el hartazgo.

    Doce puntos desarrollados, tiene el post, y sólo se detienen en el título.

    1.-Puro sentido común
    2.-Emociones negativas
    3.-Reaccionar sin pensar
    4.-Aprender demasiado rápid
    5.-Creatividad
    6.-Impulso del conservadurismo y retracción el consumo
    7.-Para ganar, otro tiene que perder
    8.-Lo peor del ser humano
    9.-Falsos cambios
    10.-Orgullo incomprensible
    11.-La convierte en una solución

    Y como Alejandro lo dice tan bien, termino con sus palabras:
    “Muchas tonterías nacen de buenas intenciones. Aquellos que repiten que la crisis es una oportunidad lo hacen porque son buenas personas y quieren que la gente no se paralice ni se sienta víctima de las circunstancias. Pero lamentablemente caen, sin darse cuenta, en la misma trampa que intentan sortear: el determinismo. Porque según su punto de vista el ser humano depende de tener el agua al cuello para querer aprender a nadar.”

    Alejandra

  • Debora Foster 05/02/2010 en 2:00 pm

    Ricardo, visité la página que me recomendaste; estoy segura de que existen miles de casos en los que una situación de crisis se convierte en una oportunidad. Pero lo que creo que Alejandro intentó decir en su post y quise apoyar con mis comentarios es que no necesariamente es así. Porque si decimos que “crisis es sinónimo de oportunidad” estamos planteando que ambos conceptos son iguales, que son la misma cosa, porque de otro modo no serían sinónimos. Creo que la idea es despegarnos de esta relación tan lineal que se plantea en algunos casos.

  • Ricardo 05/02/2010 en 2:01 pm

    Me gustaría saber si, tal vez, Alejandro se encontraba en algún tipo de crisis al momento de redactar el artículo, pues es la impresión que me genera cuando lo leo. Lo digo porque la posición es bastante negativa y utiliza palabras como ‘nunca’ y ‘siempre’, sin dejarle ”oportunidad” a otros puntos de vista; no hay cabida para un ‘a veces’, ‘en ocasiones’ o un ‘tal vez’.

    Está muy centrado en mostrar todo lo malo que tiene el ser optimista y ver ”el lado Coca Cola de la vida”, y lo entiendo, por eso pienso que lo que llevó a Alejandro a escribir sobre el tema, de esta forma, fue precisamente alguna situación particular, que fue la gota que rebosó el vaso y se sumó a los ejemplos que él menciona.

    Al final del artículo veo que se presenta la oportunidad de motivar a la gente a llevar a cabo proyectos por iniciativa propia, impulsados por sí mismos y no por una crisis, dice ”no necesitamos de crisis para despertar de modorras o sinapsis quebradas”, y es aquí, cuando me pregunto ¿El artículo necesitó 17 párrafos de crisis, para despertar en el último?

    Alejandro, este artículo me hizo reflexionar mucho y sé que a muchos también. Por esta razón, me gustaría que nos compartiera uno nuevo, pero por favor, que empiece como terminó éste: ”volver a confiar en nuestra capacidad de acción y celebrar la estabilidad, porque cuando las cosas marchan bien se amplía el campo fértil donde sembrar y cosechar un buen futuro”.

    Me encantaría leer la otra faceta, ésa que despertó al final.

    Gracias.

  • Alejandra 05/02/2010 en 2:02 pm

    Debora, absolutamente de acuerdo.

    Ricardo, el link que nos dejó Alejandro conduce a su blog donde comparte material muy interesante que denota su gran expertise. Si realmente te interesa leer más sobre él, te recomiendo el blog.

    Alejandra

  • Esteban Wilson 05/02/2010 en 2:02 pm

    Creo que falta definir qué crisis y qué oportunidades aplica la frase. Hasta aquí, se ha tratado de crisis macro económicas y oportunidades de negocio. Si pensamos en estos términos unicamente, hay muchísimos ejemplos en los que aplica en los que determinadas personas han podido superar ciertos obstáculos circunstanciales y progresar con un negocio a partir de una buena idea.

    En lo que respecta al contexto nacional veo que en general, las cosas tratan de resolverse por el lado de “zafar” que buscar soluciones de fondo, y que esta actitud es histórica en lo político, económico y trasladado también a lo personal. Como ejemplo me remito por caso a los planes sociales, que son un paliativo útil a muchísimas personas, pero que no resuelven su situación de pobreza; y que no hay un plan estructural acordado por toda la plana política de mejorar las condiciones a largo plazo para solucionar la situación de pobreza, sea con educación, salud, mejoramiento de condiciones sanitarias, políticas de industrialización para crear empleo, etc. Crisis en Argentina, hubo siempre, o sea, oportunidades de cambio no faltaron ni faltan. Con esto, queda la cosa en la actitud.

  • Jonatan Nakache 05/02/2010 en 2:03 pm

    Creo que, por lejos, este es uno de los debates que más cosas ha despertado entre nosotros como miembros de un grupo de comunicación. Por eso, Alejandro, gracias. Independientemente de qué opine cada uno, es muy interesante la profundidad conceptual y argumentativa con la que todos están exponiendo.

    Por mi parte, mi experiencia me dice que sí, las crisis han sido un nicho de buenas oportunidades que no hubiese podido aprovechar de otro modo.
    Cuando me tocó dejar la DAIA, lugar donde tenía un puesto bastante aceptable -asistente de Prensa- para mis 26 años de ese moomento, entendí que tal vez venian épocas de vacas flacas. Sin embargo empecé a poner a prueba lo que nos habían enseñado en la facultad (crisis = ruptura = oportunidad) y en mi caso comprobé que era así: apareció un puesto como coordinador de la parte Comunicación de IT en Bayer para latinoamérica. Luego me tocó volver a irme y entré en Fundación Tzedaká (de nuevo como asistente), pensé que para mi era algún tipo de retroceso en mi carrera, sin embargo, el volumen de trabajo, versatilidad de temas a atender y el profesionalismo con el que acá se trabajan, me demostró que este puesto es aún mejor que el que tuve en Bayer.

    Ejemplos como este hay miles, tal vez uno de los más significativos sea el de Steve Jobs, que creó Apple y años despùés fue despedido de la compañía que había creado y en lugar de tirarse a llorar por la leche deramada, se le ocurrió fundar otra empresa a la que denominó Pixar.

    Creo que esta discusión está directamente signada, más que por cuestiones relativas a lo que nos pasa como país -porque asignar la falta de crecimiento a la crisis y no a la corrupción y egoismos de nuestros gobernantes de siempre, me parece un error-, a la experiencia de cada uno como persona y el aprovechamiento y el azar que suele condicionar esas crisis determinando si son portunidades o un martirio directamente.

    Sea como sea, solo quiero agradecerles por este debate e invitarlos a sumarse al resto de los que aún siguen virgenes en el muro.

    Un afectuoso saludo

  • Alejandra 05/02/2010 en 2:03 pm

    Jonatan, siempre son muy interesantes tus aportes aunque en este caso no estoy del todo de acuerdo con vos.

    Insisto en que Alejandro no insta a tomar un tipo de actitud determinada frente a la crisis, ni lejanamente sugiere “tirarse a llorar por la leche deramada”. Rescatando la última respuesta de Débora, lo que se hace el post es diferenciar términos que en los seminarios y capacitaciones se toman como sinónimos. Por eso “una persona que busca una “oportunidad laboral” jamás diría: ¿Me das una “crisis laboral” para trabajar en tu empresa?”.

    Ninguno de los que compartimos la postura del artículo, (y, cosa que nunca hago, me animo a hablar por TODOS, aún sin conocerlos), cree que deba tomarse una actitud de resignación o derrota frente a la crisis. De hecho, Alejandro no podría hacer la carrera que esta haciendo, con clases en la universidad y charlas en diferente países, si esa fuera su actitud.

    “Las crisis son oportunidades” es una frase harto repetida en los seminarios de ventas, sobre todo cuando la empresa tiene menos demanda. Y en vez de reconocer la crisis, y analizar el problema, y aceptar que entró en el mercado una competencia fuerte, o se perdió el liderazgo, o caduco la estrategia en el tiempo, se envía al vendedor cual cruzado a luchar contra molinos de viento. Y guay, del que cuestione la frase, porque se lo acusará de falta de actitud. Un buen vendedor vende sandalias en África, pues nadie tiene. Y esa anécdota que siempre acompaña a esta frase, demuestra lo engañosa que es. En Africa, sí usan sandalias, aquellos que las pueden comprar.

    ¿Cuál es el tema? Reconocer que la crisis es crisis y que la oportunidad es oportunidad (principio de identidad) para luego poder analizar como y porque y desde cuando la crisis. Y acto seguido ver como diablos la enfrentamos, nos amparamos, nos encogemos o nos ensanchamos. No puede haber estrategia de salto del obstáculo si no hay reconocimiento del obstáculo.
    Y finalmente, cuenta la actitud, el arrojo, el esfuerzo, el talento, la inteligencia intelectual y emocional pero no alcanza. Sino sería despreciar a aquellos que lo pusieron todo y sin embargo no lo lograron. Sería voluntarista. Y prefiero el racionalismo al voluntarismo. Hay circunstancias sociales, políticas, históricas que imponen al sujeto social.

    Y sí, stoy de acuerdo con la crisis en términos hegelianos. Pero creo que no esta hecho en esos términos el planteo. Sino en un termino mas micro, mas día a día, más subordinado-subordinador. En donde crisis es igual a oportunidad es tomado como discurso para callar quejas y reclamos, y correr la mirada de lo real.

    La crisis nunca puede ser oportunidad mientras se la niegue como crisis.

  • Lucas Del Piccolo 15/02/2010 en 10:16 pm

    Muy interesante Alejandro!!! La reflexión es muy profunda, y a la vez práctica. Está muy bien sostenida con ejemplos. Sinceramente, coincido muchísimo. Es una crítica positiva a esa frase que no deja de ser mecánica y hasta forzada. Es para aprender bastante.
    Es cierto que la crisis por sí sola no es sinónimo de oportunidad. Yo creo que ante una crisis es importante que nos detengamos a pensar en qué cosas estamos haciendo mal. Claro, siempre y cuando tengamos el suficiente tiempo para analizar los factores de la negativa realidad.
    Muchas veces sostenemos frases hechas, confiamos a raja tabla en el mensaje que pretenden dejar y las hacemos encajar en determinadas situaciones.
    Por otro lado, me encantó lo del “orgullo incomprensible”, creo que eso nos pinta de pie a cabeza a los que provenimos de estas latitudes.
    Finalmente, quiero aportar al debate la idea de que las crisis son lo que son: momentos de escasos recursos, negativos, desesperantes y grandes fuentes de nerviosismo. Coincido una vez más, que siempre es mejor generar oportunidades con planes y con recursos.

  • juan maldonado 16/02/2010 en 5:59 pm

    Extraordinarias las reflexiones. Eres un auténtico crack, como Messi.
    Juan

  • Florencia 20/02/2010 en 3:32 pm

    Pienso en la crisis como “el momento” de reflexión y revisión de procesos; la oportunidad está en aprender algo y modificarlo a nuestro favor.

  • María cristina Montani Fischer 25/04/2010 en 1:52 pm

    Trabajo para la paz, y respeto tu opinión sobre lo referido a tu concepto de crisis, pero debo comentarte que una de las herramientas más sólidas para promover una cultura que acompañe estos tiempos es la mediación Transformativa, tema sobre la que me especializo desde el año 1992. Y desde esa formación te aseguro que trabajando em mediación Transfoemativa, absolutamente desconocida en Argentina, las crisis en familia, empresas,etc. tengo infinidad de casos con optimos resultados, en losque por deficit comunicacional, entraron en crisis, y esta se convirtió en la oportunidad de ordenar los vínculos de manera saludable para todos los involucrados. La equiparación occidental responde a una filosofía particular, y es una de las patas de un trípode de Paz sobre las que trabajamos los hacedores de paz social y cultural. quien respondió tan parcamente no te dió una respuesta satisfactoria. No debes olvidar tampoco que la realidad es compleja por tanto el pensamiento lineal, no sirve para enfrentar cuestiones interrelacionadas y complejas. Te saluda cordialmente una Mujer de Paz. Dra. María Cristina Montani Fischer.-

  • Carlos Gonzalez 25/04/2010 en 1:53 pm

    Me pareció muy interesante el análisis. La perspectiva que le ha dado. Los pensamientos que vienen a nuestra consciencia en momentos de crisis no son similares a los que tenemos en la estabilidad. Las emociones tampoco. Y nuestras conductas suelen ser la síntesis o integración de la ideación y el sentimiento.

    A lo mejor me equivoco pero también observo cierto determinismo en la línea de razonamiento. Evitando el determinismo que pudiera llevarnos a pensar que todo es producto del destino, pudiéramos -tal vez- convalidar lo opuesto. En cuestiones humanas no me parece posible porque el hombre no vive aislado. Está expuesto a numerosas situaciones que no puede controlar ni aun, en los mejores escenarios de estabilidad. La incertidumbre además, es una cuestión subjetiva y la ansiedad es una emoción anticipatoria, según algunos autores. Para Freud la posición del deseo en el ansioso es del deseo anticipado.

    Mi opinión es que suponer que todo está en nuestras manos es una ilusión tan determinista como creer que nada podemos hacer para modificar la realidad. Solemos dotar a los Dioses de atributos humanos (sobran ejemplos) y a los humanos de características divinas (también sobran ejemplos).

    Como seres sociales que somos no podemos prescindir del entorno y nuestra dependencia con el mismo. Y en el entorno están otros humanos y muchos elementos que pueden alterar nuestra existencia de los cuales no tenemos control alguno.

    Adhiero y en general transmito a mis interlocutores un mensaje similar al del autor, pero he visto también que además de la convicción a centrar nuestro destino en nuestras propias potencialidades y la acción que mediante ellas ejercemos, debemos observar que cada individuo observa la circunstancias por las que atraviesa según la experiencia subjetiva de su consciencia. Esta es irrepetible y nos limita a la hora de -en términos humanos- establecer patrones de comportamiento más allá de los que se forjan en los distintos marcos culturales en los que ese sujeto interactúa.

    La exaltación de la individualidad sin el bálsamo que el equilibrio social requiere para una mejor acomodación de los miembros de la comunidad pudiera finalmente ser un nuevo salvavidas de plomo o la intelectualización lisa y llana del deseo latente de prevalecer sobre el otro.

  • Diana Levinton 25/04/2010 en 2:02 pm

    Sugiero leer el artículo publicado en el día de hoy, Domingo 28 de Marzo, en el diario El País de España, que leo para “jugar” a que puedo estar con mi hermana, ya que la crisis del proceso militar nos dió -por ejemplo- la “oportunidad” de vivir separadas, sin poder compartir lo cotidiano ni ejercer como tías de nuestros respectivos hijos. El artículo firmado por Rafael Sánchez Ferlosio dice, entre otras cosas. “…hija del secular y acrisolado anti-intelectualismo americano, la que ha lanzado a la opinión ese irresponsable principio de que “las crisis” – sin más determinación- abren las mayores posibilidades de cambio y de mejora. Aplicado a Haití no podría haber falacia más canalla, porque todo el mundo sabe perfectamente que el terremoto no será ocasión de nada, sino que, por el contrario, agravará tremendamente sus desgracias anteriores y perpetuará su perdición”.
    Consensuemos significados: ¿qué decimos cuando decimos crisis? Sin un punto de partida en común,es poco probable que lleguemos a un acuerdo.

  • Alejandro Formanchuk 09/09/2010 en 12:04 am

    Gracias a todos por la generosidad en compartir tantas reflexiones! Estoy preparando un version mas extensa de este texto, nurtida a partir de muchas de las ideas, criticas y puntos de vista.

    Gracias por pensar y, especialmente, compartir lo que piensan!

    Abrazos!

  • Mónica 25/11/2010 en 2:20 pm

    Alejandro:

    Como te dije por Twit, desde mi punto de vista no existe el fracaso, son solo oportunidades de aprendizaje.
    Claro que algunos aprendizajes son incómodos, molestos, duelen, y patean el hígado y el orgullo; sin embargo son necesarios y nos ayudan a desarrollarnos y crecer como personas.

    De allí el concepto de crisis=oportunidad.

    Ya había leído este post y me parece excelente.

    Saludos!

    Mónica

  • Salvador 11/05/2011 en 5:39 am

    Que tal Alejandro ,

    Acabo de leer tu artículo y me pareció interesante, sobre todo porque estoy de acuerdo sólo en algunas cosas.

    Por principio de cuentas, hay que ver quiénes son los chinos, pertenecen a la segunda potencia económica mundial, además de tener una de las culturas más trascendentes en la historia de la humanidad.

    Estoy de acuerdo en que un negocio o la oportunidad es por elección. Pero hay que vivirlo para afirmarlo. Las personas más exitosas han pasado por verdaderas crisis en varios aspectos. Un exitoso empresario llamado Alex Dey lo vivió, y dijo a mi parecer una frase muy buena: “No subestimes el poder del Hambre”.

    En lo personal, estoy convencido de que La Crisis es una oportunidad, por algunos hechos:

    El juego Monopoly se creó durante la depresión económica de los años 30, es un juego que ha ayudado a miles de personas para enriquecerse.

    Regularmente en los momentos de crisis las personas activan su cerebro, para generar ideas que les traigan bienestar y prosperidad, cosa que cuando no hay crisis nos mantenemos en nuestra “zona de confort”. (no generalizo, pero hay muchos casos similares).

    Yo soy de México. Durante la crisis de 1994 el Empresario Carlos Slim aprovechó la oportunidad de comprar la compañía telefonica más grande de México (TELMEX) durante su peor momento y en una subasta hecha por el gobierno. Ahora el imperio telefónico del Sr. Slim se extiende por toda América Latina.

    La compañía petrolera PETROBRAS se privatizó en sus peores momentos de la empresa, ahora PETROBRAS es la empresa mas rentable de América Latina.

    El grupo de Rock Metallica veía una gran oportunidad de ser grandes estrellas de rock mientras estaban en la peor de sus crisis, no tenían para comer ni dónde dormir.

    También pienso que las grandes naciones han sido grandes después de pasar por sus crisis: Europa después de 2 guerras mundiales, Japón después de su destrucción nueclear en esa época (y en la actual). Si le das una revisada a la historia de Estados Unidos te darás cuenta de que es y ha sido siempre el pueblo más engañado del mundo, más endeudado y con más conflictos que ningún otro (a eso le llamo crisis).

    Durante la crisis del 2009 muchos negocios se hicieron multimillonarios y otros quebraron. Y esto es porque así están estipuladas las reglas de la economía en la actualidad. Como indica el Sr. Robert Kiyosaki, “el dinero siempre cambia de manos”. Es una regla que hay que entender y que hay que aprender a jugar si se quiere ganar el juego en el mundo actual.

    Saludos.

  • Mario Zamorano 06/07/2011 en 11:42 pm

    Muy buen artículo, lo que sucede con este ejemplo Ud. muy bien lo menciona al principio: consultores-disertantes-conferencistas con una filmina de powerpoint, la biblia electrónica, La verdad revelada en imágenes. Muchas gracias por las ideas.

    • Alejandro Formanchuk 08/07/2011 en 1:09 pm

      Gracias Mario! Me alegro que estemos en sintonia de ideas! Abrazos!

  • Enrique Fernández Longo 06/09/2011 en 6:11 pm

    Alejandro sos un gran pensador y escribidor, me parece fantástico romper las frases hechas, jugar con los refranes y las tradiciones y abrir el contenido de lo que está de moda. Solamente para seguir el juego, no para contrariarlo, en mi memoria selectiva como no puede ser de otra manera, recuerdo algunos momentos de pequeños saltos en mi desarrollo, unidos a momentos de fracaso momentáneo y también lo he visto con muchísimas personas que han pasado por mi vida, que parece que han aprendido mucho de los momentos en los que las cosas no les han ido bien. Tal vez sea verdadero lo que planteás y lo contrario Si en lugar de reaccionar solamente, uno puede tomar ese momento como un disparador de una pregunta abierta: ¿pará qué me pasa esto, que me permite aprender, qué oportunidades me dá? De esa manera nuestras clificaciones de éxitos, fracasos, crisis y oportunidades, pasen a ser estímulos de nuevas preguntas, de ingredientes para cocinar nuevos platos. Como ex abogado, me produce desconfianza tener razón, en cambio me genera algunas burbujas vitales, pensar que eso probablemente no exista, pero me anima a hacer muchos recorridos distintos y seguir jugando para explorar el mundo y gambetear a la esclerosis. Para terminar un cuento simpático: un chango tucumano le pregunta a Don Hugo, por qué está tan gordo. Don Hugo contesta, porque no discuto mi hijo. El chango le dice, no puede ser Don Hugo y éste le contesta: SABÉS QUE TENÉS RAZON…

  • Mrln 28/01/2014 en 4:01 pm

    No estoy de acuerdo contigo, la palabra crisis tiene su etimología en los orientales, fíjate en este

    http://www.empresasandalucia.com/%C2%BFsabia-usted-que-la-palabra-crisis-en-chino-tiene-el-doble-significado-de-%E2%80%9Cpeligro%E2%80%9D-y-%E2%80%9Coportunidad%E2%80%9D/

    y este dicionario etimológico de grandes pensadores griego

    La crisis nos obliga a pensar por tanto produce análisis y reflexión

    http://etimologias.dechile.net/?crisis

  • Lorena 20/03/2014 en 12:28 am

    Hola, que tal, disciento con esta nota creo que está mal interpretada la frase CRISIS, crisis significa para mí, CAMBIAR DE PARADIGMA, si no se llega al punto que algo no funciona, nadie cambia, es más, millones de personas, siguen su rutina de vida por miedo al cambio.
    Las oportunidades pueden aparecer y de a miles, pero el común de las personas, no las van a aprovechar porque están cómodas, en lo malo conocido, es su zona de confort, no importa si buena o mala, allí se sienten cómodos.
    Creo que las crisis hacen que se corte con algo, y que se use la imaginación casi en forma obligada,.
    En el 2001, con la crisis en Argentina, aparecieron 1000 maneras de ganarse la vida, microemprendimientos, los famosos cibers, y todo esto no se si hubiera pasado sin llegar a tocar fondo.
    Ojala todos pudieramos aprovechar las oportunidades sin necesidad de llegar a la crisis, es decir el fondo, cuando la cosa ya no dá más, pero en el 80 % de los casos la gente las deja pasar, solo por comodidad.

  • rosana 01/12/2015 en 10:12 am

    Googleando me encontré con esto…Excelente, por fin encontré un pensamiento que se acerca a lo que pienso explicado de una manera clara e inteligente.
    Siempre me siento culpable por no ver o crear mis oportunidades cuando estoy en crisis. Intento explicar, me siento mal, triste, sin energía cómo hago para crear o buscar con esa carga?? Gracias

  • SN 16/09/2016 en 1:36 pm

    Bueno, me parece que las personas que les intereza este tema o se ven atraídos por esta frase “La crisis es oportunidad” o algo parecido, sólo se enfocan en LA CRISIS O LA OPORTUNIDAD cada una por su lado; y bueno piensan que no son términos intercambiables, y tal vez no lo son. Pero yo lo veo de esta forma, lo entiendo así : Más allá de “Ventajas y Desventajas de la Crisis y la Oportunidad” está, las personas, estamos nosotros. Somos los protagonistas de tal frase, y depende de nosotros. Estamos consientes que bajo presión puede ser molesto pensar o actuar, pero hay quienes lo hacen, o mejor dicho a todos nos toca alguna vez; así como también preferimos la comodidad o no estamos dispuesto a salir jamás de nuestra “zona de confort” con esto no digo que una “crisis” sea la mejor forma de hacerlo y salir y experimentar algo nuevo, no pero si que es verdad que en la realidad nos enfrentamos tanto a cosas buenas como malas, y obvio, no todos estamos preparados tanto física y mentalmente para enfrentarlo pero es así.
    Quiero decir, depende de nosotros, no hay tal crisis u oportunidad sin nosotros, no depende de que si “hay crisis o hay oportunidad” actuemos go! no, pero si depende de como pensemos y conozcamos lo que podemos hacer o no hacer en cualquiera de estas. En la crisis si hay alguna oportunidad, si la hay, pero cómo la vas a saber aprovechar? quizás no lo sabes pero debes hacerlo o quedarte en tal crisis. O se te presenta una oportunidad, la coges pero te va mal “no era tu momento” “no era lo que esperabas o querías”… Todo esto depende de cómo lo queremos tomar, si lo aceptamos o no, si vemos lo mejor o lo peor. Si, depende mucho de uno mismo. Se que todos no somos iguales al pensar o actuar, pero tenemos semejanzas y somos iguales en algo, somos humanos y somos imperfectos como tal, somos dotados de inteligencia pero no la aprovechamos igual o para los mismo fines eso es obvio, y en otra cosa somos parecidos, nos gusta “darnos cuenta, actuar” en el último momento, cuando estamos o cuando ya nos cansamos de tocar fondo, porque quizás ya lo sabíamos pero no lo queríamos aceptar, esperamos el último moemnto para actuar y aprovechar esa oportunidad que nos había sido proporcionada o simplemente una nueva, y finalmente actuar, reaccionar ante algo que es notoriamente incómodo para un país, para ti mismo, etc.. Y sí, en la crisis somos capaces de ver o no ver oportunidades así como también en las oportunidades somos capaces de atrevernos a querer aprovecharla o simplemente dejarla pasar. Depende de nosotros, somos así.

Dejá una respuesta